Los Imperios arden y los Emperadores comen perdices

Las actuaciones de los bancos centrales han vuelto a desestabilizar a los mercados, por lo menos de momento. El Banco Central Europeo (BCE)  intervino en el mercado de bonos español e italiano, donde los intereses de refinanciación de la deuda se dispararon a un 6%. Lo hicieron gastándose billones de dólares para comprar bonos de largo plazo. El BCE también añadió a su colección más bonos de Grecia, Irlanda y Portugal, los cuales había empezado a comprar desde que comenzó el programa de compra a mediados de 2010.

Para que estas compras no se conviertan en inflación derivada de relajación cuantitativa que sublevara a los alemanes, y para neutralizar las compras, el BCE tiene que vender la misma cantidad de bonos de corto plazo. Conseguir esta neutralización es cada vez más difícil ya que el cúmulo de bonos soberanos a largo plazo sigue creciendo en la hoja de balance del BCE, que hasta ahora acumula más de 150 billones de dólares -la situación actual es insostenible. Puesto que Italia es el tercer país más endeudado del mundo (EE.UU. es el primero con mucha diferencia), a no ser que el BCE imprima dineros a tutiplén no va a poder seguir apoyando la refinanciación ni despejando los ataques a bonos soberanos. Quien ha podido, incluyendo fondos de renta fija estadounidenses, ha vendiendo los bonos del tesoro de los países europeos.

Puesto que no tienen los cataplines  para enderezar sus economías, la confianza en los gobiernos europeos ha desaparecido, principalmente en los periféricos. El descontrol de los bonos griegos en el mercado secundario no es sino un indicativo de la suerte que correrán los que vienen detrás. Hace poco los bonos españoles e italianos empezaron a desplomarse de nuevo. Los intereses volvieron a subir después de una mala subasta de la deuda española y después de que se anunciara que el presidente italiano, Silvio Berlusconi ante la presión de la unión europea y del mundo financiero, queriendo sopas y también sorber, prometiera medidas de austeridad para resolver la situación de momento pero sin después llevarlas a cabo para no perder popularidad y evitar una crisis de gobierno – o sea, de mentirijillas.

Juzgando por la reacción de los mercados, está claro que algunos bancos europeos, sobre todo franceses y alemanes, están ahogados de bonos-basura que no han sido declarados. La extensión de Francia, Italia, España y Bélgica de la prohibición temporal de la venta de acciones en corto, ha sido interpretada por los mercados como un acto de desesperación por parte de esos gobiernos. Por si los problemas no fueran pocos, han entrado en juego los factores políticos de los países fiscalmente prudentes del norte de Europa (Alemania, Holanda, Finlandia) que ya no están dispuestos a ayudar al fisco de los del ♫♪♫♪Vive la vida loca♫♪ del sur. Los finlandeses exigen a los griegos “fianza”, la gran mayoría de holandeses alegan que los Países Bajos nunca debieron entrar en el euro, y muchos alemanes se han vuelto cada vez más reacios a la idea de tener que arrimar el hombro aún más.

Hace tres semanas la nueva directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex ministra de finanzas francesa, Christine Lagarde advirtió a los que atendieron a la reunión de la Fed en Jackson Hole, Wyoming que los bancos europeos necesitan re-capitalizarse y que “dados los acontecimientos de este verano, estamos en una nueva y peligrosa fase” de la crisis financiera. Lagarde explicó que sin estas inyecciones de recapitalización, “el resto de Europa podría sufrir el contagio de la debilidad económica de los países afectados, o incluso una debilitante crisis de liquidez.” Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial también advirtió el mes pasado que: “Estamos adentrándonos en una nueva zona de peligro” En la reunión en Jackson Hole, Zoellick hizo esta observación: “A mi parecer nos encontramos en uno de esos momentos en que la situación es muy seria” “Si el problema de la eurozona se agrava, y la Fed extiende la ventanilla normal de intercambios (swap-lines) de liquidez por activos, podríamos encontrarnos que los EE.UU., en un año electoral, sería el mayor depositario de deuda europea (basada en deuda de crisis), no estoy seguro cómo terminaría”.

Sospecho que los candidatos republicanos a la presidencia de los Estados Unidos tendrán algo que alegar al respecto, de que la Fed obligue al ciudadano americano a pagar impuestos para que la inmensidad de funcionarios griegos se retiren a temprana edad para disfrutar largos y placenteros destierros en las islas de Afrodita y Dionisos. El mes pasado el candidato a la presidencia, Rick Perry en un discurso electoral en Iowa, insinuó a Bernanke su desacuerdo con los numerosos programas de relajación cuantitativa de la Fed: “Lo único que está haciendo es devaluar el dólar ganado con el sudor de la frente y no podemos permitirlo” Adicionalmente Perry advirtió que, “si este tío (Ben Bernanke) imprime más dinero de aquí a las elecciones, no sé qué haríais aquí en Iowa pero en Texas lo trataríamos mal. Imprimir dinero en este momento de la historia estadounidense para jugar a  la política, en mi opinión, es casi delito de traición”. Por suerte, cada vez más americanos entienden, al igual que los alemanes, que el imprimir dinero no lleva a nada bueno -destruye la clase media, destruye a los ahorradores, a los pensionistas y agranda la distancia entre los ricos y el resto de la sociedad. Es tan significativo el peligro, que puede llegar a desestabilizar la sociedad del país - comentó Perry. George Soros dijo en una entrevista que la situación Europea tiene potencial para crear una crisis financiera peor que la que sufrimos en el año 2008 con la caída de Lehman Brothers.

Hay muchos que auguran que habrá recesión, otros, como George Soros, afirman que los Estados Unidos ya están en ella. Lo cierto es que el desplome del precio del cobre en las últimas semanas es bastante preocupante por el hecho que este metal es ampliamente utilizado en muchos aspectos que están relacionados con el crecimiento global. El cobre suele ser un indicador excelente tanto de aceleración económica como de lo contrario –de ahí que en los círculos financieros se le apode Dr. Cobre (doctor en económicas). El cobre nos dice que las economías en vías de desarrollo están atravesando una mala racha y que para seguir creciendo necesitan la salud de las superpotencias. De hecho en lo que va de año, las bolsas de Paris y Frankfurt han bajado un -26,15% y un -25,3% respectivamente. Hong Kong -23,3%,  Bombay -21,2%, Shanghái y Singapur -15,4%, Tokio -16.3% y Sídney -16,6%. Por el momento las caídas más leves han sido experimentadas por las bolsas de Nueva York con el Nasdaq -6,4%  y el S&P -9,6%. Estos a los que me he referido son índices principales, sin embargo el índice Chino de empresas de pequeña capitalización en bolsa ha bajado el -36,8%. También en China, el índice de las principales empresas de mayor capitalización en bolsa ha bajado el -25,1% y en Corea el -23,7%. Los diferentes ETFs que representan las bolsas de Brasil, Rusia, India y China han bajado más del -30%.  El Dow, desde sus alturas alcanzadas en abril ha bajado el -17%. La cartera de Mercados y Burbujas, de momento, -0,82% ¡No está tan mal!

El índice MSCI que vigila y está compuesto por los 24 mercados principales de los países desarrollados, apunta que en las 8 caídas del 20% que estos 24 mercados han sufrido desde 1987, estadísticamente, en ausencia de crisis financiera, siguen cayendo un 9% adicional de promedio. Como información adicional el índice apunta que si la historia se repitiera una novena vez, las bolsas observarían vigilia durante los próximos 80 días para tocar fondo la segunda semana de diciembre aproximadamente. 19 de los 29 países más desarrollados del mundo han entrado ya en el mercado del oso/bear market (mercado bajista). La semana pasada se revelaron datos que indican que la producción manufacturada en China ha mermado por tercer mes consecutivo. La encuesta que indica las compras realizadas por los ejecutivos de las empresas europeas demuestra, por primera vez en dos años, contracción de actividad económica en Europa. En los Estados Unidos, todo podría cambiar (temporalmente) si el jefe de la Fed decidiera imprimir una cantidad masiva de dinero electrónico. En mi opinión, después de lo que hizo la Fed en su última reunión, Bernanke no imprimirá dinero nuevo hasta que se hundan los mercados.

Aquí os lo dejo escrito para que saquéis vuestras propias conclusiones. Sin embargo, a causa de lo que escribí arriba de los cataplines, aunque todos los parlamentos del Euro aprueben las medidas propuestas para el rescate de Grecia, la situación no se arreglará sino temporalmente –al contrario, se agravará mas. Mientras tanto, una nueva recesión global nos apuntala y los Emperadores después del bordeaux bebido y las perdices degustadas, con la cabeza recostada hacia tras y los labios en posición jarrito, entre carcajada y carcajada, buscan el atino a las uvas ofrecidas de mano ajena.

Esta semana con los vaivenes monumentales de los mercados de valores y consecuente acecho a las carteras, os debo el prometido artículo del "Por qué está subiendo el oro y cuando dejará de hacerlo". Además, si no ¿Tienes Oro? de momento no hay prisa –la oportunidad está fraguándose.

Escrito por Antolín Blanco, editor de MercadosyBurbujas.com


TE PUEDE INTERESAR

Experto inversor

Inversor independiente desde 1982, Escolar de la ideología austríaca de economía y partidario de la abolición de los bancos centrales.

Pregunta a nuestros expertos

Analizamos GRATIS productos bancarios
¡Te decimos GRATIS que cuentas bancarias no tienen comisiones!
En unos momentos recibirás una llamada de uno de nuestros expertos,
gracias.
Te llamamos
O llámanos
91 133 69 58
Publicidad
Escucha los Podcast de iAhorro