8 mayo 2017

Aquellas personas que hayan tenido ingresos por desempleo en el 2016 pueden estar preguntándose si les afecta de algún modo en su declaración de la renta. Pueden darse varias situaciones pero, en resumen, la respuesta es que sí afecta haber cobrado paro durante el 2016. Independientemente de si ha sido un único pago o si se ha cobrado el paro durante todo el ejercicio hay que tenerlo en cuenta para mirar si afectará a las obligaciones fiscales.

¿Por qué influye el paro en la renta?

Las prestaciones por desempleo se consideran rendimientos del trabajo y por ello, el contribuyente tiene la obligación de declarar esos ingresos. La cantidad recibida repercutirá en las obligaciones fiscales como lo hacen otras partidas consideradas rendimientos íntegros del trabajo. Estas son los sueldos y salarios, las remuneraciones en concepto de gastos de representación, las dietas y asignaciones para gastos de viaje (en estos casos hay alguna excepción), las contribuciones o aportaciones satisfechas por los promotores de planes de pensiones o las contribuciones o aportaciones satisfechas por los empresarios para hacer frente a los compromisos por pensiones.

Con esta información lo primero es saber si estamos obligados a presentar la declaración o no.

En todo caso, como ejemplo, una situación que puede ser de las más frecuentes es haber estado en el paro un tiempo y otro periodo trabajando. En estos casos tendrías dos pagadores porque las retribuciones por desempleo contarían como primer o segundo pagador. Primer pagador, si has recibido más dinero que trabajando y segundo pagador si la cantidad es menor.

En caso de tener dos pagadores está obligado a declarar el contribuyente que haya recibido más de 12.000 euros del primer pagador y más de 1.500 euros del segundo.

Excepción a la regla: ¿Cuándo no tengo que declarar los ingresos por desempleo?

Para finalizar, pero no menos importante, mencionar que hay una excepción a esta regla general. Las prestaciones por desempleo percibidas en la modalidad de pago único están exentas de tributar. Esta excepción se aplica en todos los pagos únicos, independientemente de la cantidad. La condición es que el dinero se destine a la finalidad y los casos previstos por el Real Decreto 1044/1985 de 19 de junio.

Periodista

Me incorporo a iAhorro en 2013 para apoyar la parte de contenidos. Escribo sobre lo que, de un modo u otro, esté relacionado con el ahorro en gastos cotidianos. Anteriormente, he forjado mi vida laboral en diversos medios de comunicación, como prensa escrita, radio o televisión, colaborando en distintos departamentos.

Pregunta a nuestros expertos

Publicidad
Escucha los Podcast de iAhorro
Publicidad

Artículos por tema