26 febrero 2016

Si bien el nuevo sistema de facturación horaria se anunciaba con bombos y platillos, la verdad es que, tras su implementación oficial en octubre del 2015, una gran parte de los clientes aún no conocen cómo funciona y cuál es el verdadero ahorro que pueden lograr en su factura de luz.

Con más de cinco millones de consumidores facturados mensualmente en España, la nueva modalidad de precios de la electricidad, que se caracteriza por calcular el consumo real por horas, continúa siendo un misterio para la gran mayoría de clientes.

Los anuncios realizados desde la Secretaría de Estado de Energía el 1 de julio de 2015, fecha en que se aprobaba la tarifa por horas, eran alentadores ante la posibilidad de un ahorro energético en los hogares. Sin embargo, el verdadero impacto del nuevo mecanismo sigue siendo poco claro para la mayoría de los usuarios ya que no se ha obtenido un gran ahorro en los recibos de la luz.

Una nueva forma de fijar el precio de la luz

Las tarifas de la luz se revisaban trimestralmente según los resultados de la subasta CESUR. El gobierno, ante el riesgo de una gran subida de la factura eléctrica en 2013, decidió congelar los precios de forma temporal para dar cabida a un nuevo protagonista en el mercado: el PVPC (Precios Voluntarios al Pequeño Consumidor).

El sistema de facturación horaria nace para intentar mantener un precio justo que sea producto de la relación entre la oferta y demanda dentro del pool eléctrico. Sin embargo, no estaría abierto a todos los usuarios y los supuestos ahorros dentro de la factura quedarían reservados sólo para aquellos que cumplan ciertas condiciones: tener contratado el PVPC, contar con una potencia eléctrica contratada inferior a 10 kW y poseer un contador inteligente. En definitiva, el número de eventuales beneficiados se reduciría sustancialmente. Pese a todo, la tarifa por horas afectaría a más de cinco millones de usuarios y prometería importantes ahorros en el recibo de la luz.

El nuevo mecanismo calcula la factura de acuerdo al consumo real que genere el suministro y las horas del día en que éste se produzca. Una fórmula que, cambiando los hábitos de vida, podría quitar algunos euros de la factura.

Una hora, una tarifa

La facturación por horas se basa en los precios que marca el mercado mayorista por cada hora del día. En efecto, para cada jornada existen 24 tarifas diferentes que, dependiendo de la hora, serán más o menos caras.

El ahorro que pueden generar los usuarios en su factura va en estrecha relación con el coste de la electricidad en cada hora. Los hábitos de vida deben cambiar para realizar el mayor consumo de electricidad en aquellas horas donde la luz es más barata, solo así se conseguirá una reducción en el recibo. Lo habitual es que el mercado mayorista español marque sus precios más bajos entre las 00:00 y las 12:00 horas y sus precios más altos desde las 21:00 a las 00:00 horas.

Esto quiere decir que, para poder aprovechar los tramos más económicos, es necesario una buena organización, contar electrodomésticos que se puedan programar para un funcionamiento nocturno o cocinar con antelación. Hay usuarios que podrán cambiar las rutinas con más facilidad que otros pero, en este caso, ¿de cuánto ahorro estamos hablando?

Ahorro, pero sólo en un tercio de la factura

Lamentablemente, aunque el usuario sea capaz de programar su lavadora, de cocinar a medianoche y de no mirar la televisión sino en los momentos en donde el precio de la luz es más barato, la tarifa por horas no significará un ahorro importante al final del mes. En efecto, un cliente metódico y organizado no logrará conseguir una reducción de más del 3% en su factura (y a coste de grandes esfuerzos).

Pero, ¿por qué? Por una parte, el nuevo mecanismo sólo actúa en la parte variable del recibo de luz. Es decir, la tarifa por horas incide en un tercio del recibo, lo demás corresponde a gastos fijos que no cambian con las variaciones del mercado mayorista. Por otra parte, las diferencias entre los precios de las horas más caras y las horas más baratas son tan pequeñas que no se logran traducir en un ahorro importante dentro del recibo.

Equipo editorial de iAhorro

Pregunta a nuestros expertos

Publicidad
Escucha los Podcast de iAhorro
Publicidad

Artículos por tema