Encuentra la cuenta remunerada que hará crecer tus ahorros
rápido, sin líos y GRATIS

  • Somos independientes
  • Te ahorramos tiempo
  • Te ayudamos a reducir tus gastos
  • Fácil: solicitud online
  • ¡Consultar iAhorro es gratis!

Preguntas frecuentes sobre Cuentas remuneradas


La cuenta remunerada o cuenta de ahorro es aquella que se utiliza para depositar una cantidad de dinero con el fin de obtener un beneficio o remuneración con el paso del tiempo. Está indicada para ahorradores conservadores y se trata de un producto seguro porque no arriesgas el capital invertido.

El mayor beneficio que aporta este tipo de cuenta bancaria a los usuarios es el beneficio que se obtiene con el paso del tiempo, la rentabilidad del dinero. Además, permite retirar el dinero de la cuenta sin la necesidad de pagar una penalización.

Las cuentas de ahorro pueden presentar las habituales comisiones de una cuenta. Las más habituales son las de mantenimiento, cuyo cobro suele ser anual y prorrogarse a lo largo de la vida de la cuenta bancaria. Otra frecuente es la comisión por descubierto que puede suponer un gasto extra elevado para el usuario. Estas penalizaciones dependerán de la entidad, que en ocasiones analizan el historial del cliente antes de cargar dicha comisión.

Pueden parecer similares, se deposita un dinero y se obtiene una remuneración. Sin embargo, la ventaja que presentan las cuentas remuneradas frente a los depósitos es la falta de obligación temporal. Las cuentas no exigen un tiempo determinado para dar rentabilidad por los ahorros, se puede sacar el dinero o aumentar la cantidad en cualquier momento.

iAhorro dispone de un comparador de productos que facilita al usuario su labor a la hora de encontrar las mejores cuentas remuneradas. Gracias a un análisis detallado se puede conocer cuál es la cuenta más adecuada para cada perfil, ayudando también en su contratación online.

Características generales de las cuentas remuneradas


Las cuentas remuneradas están destinadas a personas que buscan conseguir ahorrar, de ahí que también se les denomine cuentas de ahorro. El funcionamiento de este producto es muy sencillo ya que tan sólo es necesario depositar los ahorros en ella y con el paso del tiempo se va percibiendo una remuneración por ellos.

A diferencia de las cuentas corrientes, las remuneradas no suelen permitir que se domicilien recibos, ni tampoco realizar operaciones bancarias. Como contraprestación, las cuentas remuneradas ofrecen tarjetas de débito y crédito, además de presentar una alta liquidez. Permiten recuperar el dinero de forma total o parcial sin el pago de comisiones, lo que supone la principal diferencia con los depósitos bancarios.

Se trata de un producto que aporta una alta seguridad en tiempos de inestabilidad económica, y combinable con un depósito bancario lo que permite aumentar los beneficios de los usuarios gracias a una mayor rentabilidad conjunta. Ante una coyuntura de tipos de interés bajos, la suma de depósito y cuenta remunerada resulta interesante y beneficiosa.

A la hora de contratar una cuenta de ahorro es importante conocer cada uno de los detalles que presenta, desde las comisiones hasta los requisitos que las entidades exigen. De esta manera, se minimizarán los riesgos que se asume al firmar un producto de estas características y que puede mermar, como cualquier otro, el bolsillo del usuario.

Gracias a iAhorro y su comparador de productos bancarios, encontrar las mejores cuentas remuneradas es muy sencillo, pudiendo contratar la que más se adapte a las características del usuario. Analizando todos los factores de forma personalizada el usuario obtendrá los resultados que precisa de forma gratuita y en caso de duda cuenta con la comunidad de iAhorradores en la que los expertos independientes se la solventarán.