26 abril 2013 Una cuenta bancaria suele ser el primer contacto de todo ciudadano con el sector financiero. Son el punto de partida necesario para acceder a otros productos como tarjetas, depósitos o, entre otros, hipotecas.

El procedimiento para abrir una cuenta bancaria en cualquier entidad es sencillo y rápido. El banco suele darte todas las facilidades a su alcance para abrirla pero no siempre nos encontramos con esa buena disposición para cerrarla. Por eso, es importante conocer el producto en sí y también el procedimiento a seguir para cerrarla.

¿Qué es una cuenta bancaria?

La cuenta bancaria es un contrato financiero entre un particular y una entidad financiera. El objetivo de cualquier cuenta bancaria es gestionar el dinero de su o sus titulares.

Con la aparición de varias necesidades han ido apareciendo distintos tipos de cuentas:
  • La cuenta corriente es el tipo de cuenta más básica. Sin otra pretensión que guardar y mover el dinero que en ella tenemos.
  • La cuenta nómina es aquella en la que a cambio de domiciliar nuestra nómina (en algunos casos también sirve con domiciliar nuestra pensión o con realizar un ingreso periódico) recibimos algún tipo de compensación. Las ventajas que solemos obtener es estar exento del pago de comisiones, las tarjetas de crédito y débito gratuitas o la posibilidad de hacer transferencias sin coste añadido.
  • La cuenta remunerada está pensada para atraer a aquellos clientes con ahorros. El tanto por cien al que remuneran son la principal característica de estos productos y la más atractiva ventaja que obtienen los clientes. Otro de los puntos a favor de este tipo de cuentas es que no suelen tener compromiso de permanencia y, por tanto, podrás disponer de tu dinero en cualquier momento.

Hoy en día la captación de nuevos clientes lleva a las entidades a agudizar su ingenio. Este es el caso, especialmente, de los nuevos bancos o de aquellos que centran su actividad a través de la web. Así, han ido apareciendo cuentas difícil de catalogar ya que mezclan características básicas de varios tipos de cuentas. Ya no resulta extraño que la misma cuenta te exija domiciliar tu nómina y que al mismo tiempo te ofrezca remuneración.

¿Cómo cancelar una cuenta bancaria?

Los pasos a seguir para una cancelación suelen aparecer especificados en el contrato. Si lo conservas será suficiente con mirar los pasos a seguir en el apartado del contrato que corresponda. Pero lo cierto es que resulta muy habitual, aunque poco recomendable, que este contrato se pierda. En este caso debemos llamar a la entidad para conocer el procedimiento a seguir.

Hay varias formas de cancelar una cuenta, la entidad es la que determina el modo a seguir. Lo más habitual es acudir a nuestra oficina con nuestro dni y todos los documentos derivados de la cuenta: tarjetas, libretas, etc… La entidad se suele quedar con este tipo de documentos.

Hay entidades que permiten solicitar la cancelación de una cuenta por escrito y sin necesidad de ir a la oficina a pie de calle. Si existe esta opción podremos ahorrarnos un desplazamiento innecesario.

Las entidades que operan on line suelen poder cancelar sus productos del mismo modo en el que se abren, a través de la red. Hasta el momento,los bancon online suelen ser ágiles y seguir procesos bastante rápidos. El medio a través del que se realiza suele ser el correo electrónico o, incluso, a través del teléfono.

Consejos para cancelar una cuenta

Lo más importante es asegurarnos de cambiar todas las domiciliaciones. Si se trata de una cuenta nómina recuerda avisar en tu empresa para que te cambien el número de cuenta donde ingresar tu salario. También es importante avisar a todas las compañías de servicio con las que tengas los pagos domiciliados ya que las consecuencias pueden ser engorrosas, en casos extremos podrías acabar en ASNEF por impago o con un corte de suministro.

Asegurarte de que todos los titulares están de acuerdo en la cancelación y así lo corroboran ante la entidad. Ya sea de un modo presencial o de un modo virtual tendréis que ser todos los titulares de la cuenta los que solicitéis siguiendo los mismos requisitos la cancelación. En el caso de fallecimiento de uno de ellos tendrán que ser los herederos los que afirmen estar de acuerdo con dicha cancelación.

Es importante conocer bien tu producto y saber si en el momento de firmarlo tenías algún tipo de permanencia y, si es el caso, saber si por cancelación anticipada te penalizarán de algún modo o no te reportará ninguna consecuencia.

Algunas personas optan por olvidarse del papeleo de cancelar la cuenta y simplemente la dejan a cero. Sin embargo, no es lo más recomendable ya que seguramente nos olvidaremos de hacerle un seguimiento y puede que acabemos teniendo una deuda de la que no somos conscientes. Además, a la entidad tampoco le interesa tener cuentas a cero e inactivas.

Una vez que ya tenemos nuestra cuenta cancelada es interesante pedir y guardar un comprobante de la cancelación. Puede que en un primer momento no le veamos utilidad pero, en el futuro, puede resultarnos útil si hay algún tipo de problema. Será necesario para poner la cualquier reclamación.

Cuentas bancarias destacadas

¿Y si sólo quiero dar de baja una tarjeta?

Todos utilizamos tarjetas de modo habitual para hacer pagos, tanto pequeños como elevados. La tendencia es que cada vez usemos más las tarjetas de crédito en vez de usar dinero en efectivo.

Hay varios motivos por los que puede que necesites cancelar alguna tarjeta. A veces las comisiones aumentan y ya no te interesa o simplemente quieres quedarte con la o las que más utilizas. Lo primero que debes hacer en caso de que cuentes con una tarjeta de crédito es dejarla a cero. Si has aplazado algún gasto o has utilizado algo del crédito que te ofrecen es importante devolverlo antes de la cancelación.

Comunica a tu entidad que deseas cancelar esa tarjeta, ya sea a través del teléfono, por correo electrónico o usando el correo ordinario. Por precaución es importante tener algún tipo de comprobante de dicha solicitud.

Lo habitual es que tras una comunicación adecuada procedan a cancelar la tarjeta si no hay deudas asociadas. En caso de que no se hiciese, siempre puedes reclamarlo con el comprobante de haberlo solicitado.

Si optas por ir hasta tu oficina de calle no olvides llevar la tarjeta físicamente contigo ya que el banco se quedará con ella.
Especialista en finanzas personales

Especialista en finanzas personales. Analista de productos financieros.

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta