Aprende a elegir las mejores cuentas sin comisiones


Elegir una cuenta sin las comisiones de servicio más habituales (sin comisión de administración, mantenimiento, transferencias nacionales o sin cuota anual de las tarjetas) puede suponer un ahorro superior a 900 euros anuales en determinados casos.

En ocasiones, contratar un depósito rentable supone asumir también una cuenta corriente que, en ocasiones, lleva comisiones de mantenimiento y administración que reducen la rentabilidad final que obtenemos del plazo fijo. Es muy importante, por tanto, analizar las condiciones tanto del depósito como de la cuenta que abrimos, para evitar que buenos intereses se vean finalmente anulados por altas comisiones de la cuenta de abono.

Según el Banco de España, es una mala práctica que los bancos nos cobren comisiones por la cuenta, si solo la hemos abierto para que nos abonen los intereses de un depósito o para pagar la cuota de nuestro préstamo hipotecario, si bien es usual que ello ocurra. En estos casos, deberemos reclamar, primero ante el banco y, si no nos hace caso, después ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España (que por desgracia no es vinculante para el banco).

Hay entidades que ofrecen cuentas sin comisiones a cambio de determinada vinculación, sea la contratación de tarjetas de débito y crédito, la domiciliación en cuenta de la nómina o de otro tipo de recibos. Otras, principalmente los bancos online, permiten contratar cuentas remuneradas sin exigirnos otra vinculación que ir depositando nuestro dinero en forma de ahorro.

Desde el primer momento en que iniciamos como clientes nuestra relación con el banco debemos negociar todas las condiciones de los productos financieros que vayamos a contratar y exigir cuentas sin comisiones a cambio de captarnos como nuevos clientes. Los bancos y cajas ya hacen negocio prestando nuestro dinero como para además tener que pagarles comisiones por el mero hecho de tener nuestro dinero en cuenta.

Las comisiones son un compañero de viaje desagradable que debemos intentar siempre dejar atrás.

Comparativa de cuentas



Entre los costes de mantener abierta una cuenta en una entidad financiera, están la comisión de mantenimiento, de administración, las cuotas anuales por tener una tarjeta de débito o crédito o el coste de efectuar traspasos, transferencias nacionales o internacionales. También hay que analizar la comisión por ingresar cheques o efectivo, ya que en materia de gastos adicionales, los bancos no terminan su imaginación.

Las herramientas de análisis comparativo de iAhorro, aportan toda la información sobre estas características, además de la rentabilidad y otros factores a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión de contratación. Además es posible preguntar a nuestros expertos iAhorradores sobre estos temas, para tener una segunda opinión independiente.

Ganar dinero vía nómina o ahorrar de otras fuentes de ingresos es hoy en día una tarea muy dura. Lo que tanto nos cuesta, no debemos regalarlo al banco vía comisiones. Muy al contrario, hay que hacer valer nuestra capacidad ahorradora para obtener ventajas por nuestra fidelidad. Si la entidad financiera no nos valora quitándonos comisiones, debemos ser inteligentes y cambiar a mejores bancos.

Director editorial de iAhorro

Economista especializado en productos financieros, autor del libro La banca culpable y divulgador de economía en medios de comunicación.

Los bancos y demás proveedores de servicios venden, bien o mal según la entidad. Nosotros tratamos de enseñarte a comprar.

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta