Encuentra los mejores depósitos a corto plazo
rápido, sin letra pequeña y GRATIS

  • Rentabilidad garantizada
  • Adscritos a un FGD
  • Fácil: solicitud online
  • ¡Consultar iAhorro es Gratis!

Preguntas frecuentes sobre Depósitos a corto plazo


Cuando se habla de inversión a corto plazo dentro de los depósitos se refiere a prestar dinero al banco durante un periodo de tiempo inferior a los 12 meses. De esta manera, el inversor sabe que no podrá disponer de esa parte de sus ahorros durante un tiempo no muy extenso, asumiendo un riesgo menor en ese sentido.

Existe una amplia oferta de depósitos a corto plazo en función del tiempo que tarde en vencer éste. Habitualmente, las entidades comercializan depósitos bancarios a un mes, a 3 meses o a 6 meses. También existen otras entidades que aumentan este tiempo por encima de los 6 meses pero sin llegar al año de vida.

El mayor beneficio de los depósitos a corto plazo es que la inversión tiene un periodo corto, es decir, el usuario no podrá disponer de su dinero durante un plazo de tiempo corto, disminuyendo riesgos en caso de que tenga que disponer de éste de manera urgente.

Los depósitos bancarios más rentables del mercado suelen ser a 3 meses y con rentabilidades que no alcanzan el 3%. Por su parte, la rentabilidad que ofrecen los depósitos a 1 mes se sitúa por debajo del 0,10% y los que tienen un plazo superior a los 6 meses pero inferior a los 12 cuentan con una rentabilidad en torno al 0,50%, aunque existen excepciones que superan el 1% e incluso llegan casi al 2%.

Existen diferentes opciones para contratar un depósito bancario a corto plazo como las sucursales bancarias. Una opción más práctica y cómoda es a través de iAhorro.com y su comparador, ya que de esta manera se puede conseguir el depósito más adecuado en función del perfil del inversor.

¿Cómo encontrar los mejores depósitos a corto plazo?


La inversión a corto plazo en depósitos bancarios es una forma de sacarle partido a un dinero que tenemos ahorrado en un plazo de tiempo pequeño que en ningún caso alcanza los 12 meses. El riesgo que se asume es menor ya que el tiempo del que no se dispone del dinero es más corto, pero habitualmente la rentabilidad cae con respecto a depósitos a plazo largo.

Existen diferentes opciones a la hora de contratar un depósito a corto plazo que van desde el mes hasta, como ya hemos mencionado, los 11 meses, sin embargo los más habituales son los que las entidades bancarias comercializan a 1, a 3 o a 6 meses. Cada una de estas opciones cuenta con diferentes rentabilidades que, junto al mayor o menor plazo, pueden hacerlo más o menos atractivo.

La principal ventaja de este tipo de depósitos bancarios reside en que en el caso de necesitar dinero de manera urgente ante cualquier imprevisto, los inversores no tendrán que estar tanto tiempo sin su dinero como si hubiesen escogido la opción de los depósitos a largo plazo.

Los beneficios que tienen estos depósitos varían en función de la duración del depósito y de la entidad comercializadora. Así por ejemplo, depósitos a 1 mes presentan una rentabilidad menor que los depósitos a 6 meses que pueden alcanzar el 2%TAE. Por su parte, los depósitos a 3 meses cuentan con mayores beneficios que se acercan al 3%TAE.

Para contratar los depósitos bancarios existen varias opciones como hacerlo en cualquiera de las sucursales que tienen las entidades. A través de la página web del propio banco es otra opción y, por supuesto, en iAhorro.com analizamos en nuestro comparador todos los depósitos para conocer cuál es el que más se adecúa a cada perfil de usuario. Y es que encontrar el depósito perfecto puede suponer disminuir el riesgo y permite un crecimiento extra de los ahorros de los que disponemos.