Encuentra los mejores depósitos a plazo fijo
rápido, sin letra pequeña y GRATIS

  • Rentabilidad garantizada
  • Adscritos a un FGD
  • Fácil: solicitud online
  • ¡Consultar iAhorro es Gratis!

Preguntas frecuentes sobre Depósitos a plazo fijo


Un depósito a plazo fijo es un producto que consiste en aportar una cantidad de dinero en un banco o entidad durante un periodo de tiempo determinado. Al concluir ese plazo de tiempo, el banco devuelve el dinero junto con los intereses que previamente se han pactado.

El tipo de interés de estos productos de inversión hace referencia a la cantidad de dinero que el inversor recibe por aportar una parte de sus ahorros a una entidad, es decir, son los beneficios que se obtienen por prestar dinero a los bancos.

Los depósitos a la vista son más conocidos como cuentas corrientes y libretas de ahorro y se diferencian de los depósitos a plazo fijo en que cuentan con una fecha de vencimiento, momento en el que se puede retirar el dinero y los intereses que nos pagan por ellos.

Es una de las delimitaciones con las que cuentan los depósitos a plazo fijo y que si permiten los depósitos a la vista. Ni recibos ni nóminas pueden ser domiciliados en los depósitos bancarios a plazo fijo, al igual que ocurre con otro tipo de movimientos como cobros o pagos.

Es uno de los aspectos en los que hay que fijarse antes de contratar un depósito a plazo fijo y con lo que hay que mantenerse en alerta. Algunos de estos productos se renuevan automáticamente y en ocasiones por un tipo de interés inferior por lo que si no se desea prorrogar hay que avisar a la entidad.

¿Cómo encontrar los mejores depósitos a plazo fijo?


Los depósitos a plazo fijo son aquellos en los que un inversor entrega una cantidad de sus ahorros a un banco y que se mantendrá ahí un plazo de tiempo determinado. Al finalizar ese periodo el inversor podrá recuperar toda su inversión más los intereses que, previamente, ha pactado con la entidad o banco. El cobro de estos intereses se realizan periódicamente y según haya estipulado el banco, mensual, trimestral, semestral, anual o al finalizar.

Antes de contratar cualquier depósito bancario es muy importante conocer el tipo de interés que presentan ya que se trata del dinero que nos reportará depositar el dinero en la entidad elegida. Son los beneficios generados y, por lo tanto, cuánto mayores sean mucho mejor para el inversor. Aunque no es la única característica en la que hay que fijarse puesto que las comisiones y los plazos también resultan fundamentales a la hora de elegir el más adecuado.

Una de las herramientas que ayuda a elegir los depósitos bancarios más rentables es el comparador de productos de iAhorro. A través de un análisis detallado y personalizado el usuario podrá elegir entre los depósitos a plazo fijo que más le interesa y conviene. Además, en iAhorro se encuentran los mejores expertos independientes que puede aconsejar y orientar en la elección y, por supuesto, resolver todas las dudas sobre la materia.

Junto a las comisiones por apertura, mantenimiento y cancelación anticipada que algunos depósitos a plazo fijo presentan, es importante prestar atención a su renovación automática. Esta renovación, por el mismo periodo de tiempo, puede venir con una baja en sus intereses por lo que los usuarios tendrán que prestar especial atención a si desean que se produzca dicha renovación o no.