Los depósitos no guardan tu dinero... lo hacen crecer
Ver todos los depósitos

Depósitos bancarios

Los depósitos bancarios son un tipo de producto de ahorro que consiste en la entrega de una cantidad de dinero al banco, durante un periodo de tiempo pactado, a cambio de unos intereses establecidos. Si contratamos una imposición a plazo fijo de 12.000 euros a un año, al 3,5% TAE de rentabilidad y los intereses pagaderos a vencimiento, obtendríamos 420 euros brutos al final del año. Si este mismo depósito pagara intereses cada mes, en nuestra cuenta se abonarían 35 euros mensuales antes de impuestos.

Los mejores depósitos del mercado ofrecen una rentabilidad que supera la inflación de cada momento, para evitar perder dinero en términos reales. El capital invertido se entrega al final del plazo y los intereses de forma periódica o a vencimiento. Además de los depósitos a plazo fijo tradicionales y online, existen otro tipo de depósitos bancarios, como los depósitos regalo (ofrecen una remuneración en especie), los depósitos estructurados (la rentabilidad está vinculada a la evolución de uno o varios índices bursátiles o a la cotización de un grupo de acciones) o los depósitos a tipo variable (por ejemplo indexada al euribor). En iAhorro.com analizamos y comparamos los depósitos tradicionales y online a plazo fijo, para que encuentres el que mejor resultado rentabilidad-seguridad-liquidez te ofrezca.

La seguridad de los plazos fijos y demás depósitos bancarios es muy alta, ya que están garantizados por la solvencia de la entidad financiera y, además, en hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos. Si queremos recuperar el dinero antes de tiempo, en la mayoría de casos lo podremos hacer pagando una comisión que, en ningún caso, será superior a los intereses. Es decir, no se pierde el capital invertido. Algunos depósitos no permiten la cancelación anticipada; por ejemplo, en los depósitos estructurados esta limitación es habitual.

Las imposiciones a plazo fijo o IPF son ideales para ahorradores prudentes que no quieren arriesgar su dinero, pero quieren obtener la rentabilidad más alta posible. Además de en los depósitos a plazo, una buena estrategia de inversión requiere que destinemos parte de los ahorros en otro tipo de productos, como los fondos, los planes de pensiones o los seguros de ahorro, como forma de diversificar riesgos y maximizar las rentabilidades según se sea un inversor a corto, medio o largo plazo y en base a nuestros objetivos en cada momento.

Los 5 mejores depósitos del momento

Publicidad

Consulta a nuestro experto

Una ventana abierta para responder a todas tus preguntas

Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas