15 marzo 2012

Cuando nos referimos al concepto o productos de ahorro denominado como ‘Depósitos en el extranjero’, debemos de realizar una serie de puntualizaciones.

Y es que teniendo en cuenta que cualquier entidad financiera que quiera operar en España, ya sea extranjera o española, debe de estar autorizada por el Banco de España y con número en el registro de entidades financieras que puedan operar en suelo nacional, desde el momento que esto ocurre, en el caso de una entidad extranjera con actividad en España no podemos decir que si abrimos un depósito en esta entidad sea un depósito en el extranjero, sino que con independencia de la nacionalidad de la matriz de la entidad en la que contratamos el depósito por ejemplo, entra a jugar el concepto de establecimiento permanente, es decir, si el depósito se contrata en una entidad con CIF operativo en suelo nacional, aunque sea una filial o sucursal de una entidad financiera extranjera, se entiende que ese depósito es nacional y no un depósito en el extranjero, con lo cual también hay que decir que se acoge al funcionamiento y normativa de los depósitos bancarios españoles con independencia de que la matriz de esa entidad sea norteamericana, alemana o china (por ejemplo en cuanto al FDG).

Por lo tanto el concepto de depósito en el extranjero se vincula a la nacionalidad operativa o no de la entidad que es la que en el ejemplo anterior facilitaba la apertura del depósito.

Depósitos en España

Y siguiendo este esquema un ejemplo podría aclararlo mejor. Abrir un depósito en una sucursal de por ejemplo el BBVA en Madrid, implica contratar un depósito nacional. Ahora bien, si por ejemplo hemos de realizar por cualquier circunstancia viajes a un determinado país, digamos Australia y decido en uno de estos viajes el contratar un depósito en una sucursal del BBVA que esté trabajando en ese país con CIF australiano con sucursal (establecimiento permanente), si que estaré hablando de un depósito en el extranjero con independencia de que la matriz del BBVA sea una entidad financiera española.

Paralelamente, si un ciudadano con nacionalidad ecuatoriana decide contratar un depósito en la sucursal del Banco Pichincha (banco ecuatoriano y con sede en Ecuador) que hay en Madrid, estamos hablando de un depósito nacional, con independencia de que el titular sea ecuatoriano y la matriz también, ya que lo que prima es el concepto de CIF y establecimiento permanente.

Con esto no se indica que para contratar un depósito en el extranjero haya que irse fuera del país, ya que se puede contratar desde aquí mismo, ya que existen entidades financieras que realizan estos cometidos y que no operan como sucursales financieras al uso, y que en sus tareas queda bien claro que son solo representantes de una entidad extranjera y que operan en España con el CIF de ese país y no con un CIF español.

Especialista en finanzas personales

Especialista en finanzas personales. Analista de productos financieros.

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta