Hogar y bolsillo

¿Malgastas dinero y energía en tu hogar?

La palabra crisis, tan de moda actualmente, suele ir unida a la palabra ahorro. Uno de los lugares en el que todos debemos intentar ahorrar es en el hogar.

Así, podremos reducir el gasto en nuestras facturas y estaremos contribuyendo a la conservación del medio ambiente.

Construcción de las viviendas 

La base del ahorro de las viviendas es la construcción de las mismas. Una vivienda orientada al sur y con un buen aislamiento en ventanas y paredes necesitará menos consumo para ser calentada. El tipo de energía que utilicemos también incidirá directamente sobre nuestros bolsillos. Lo ideal sería utilizar energía solar y, por orden, el biogás, biomasa, leña, gas natural, propano o butano.
 
Para conocer la incidencia de las construcciones sobre la energía que necesitará cada hogar contamos con la Certificación Energética de Edificios. Este certificado es emitido por expertos que, tras analizar las características de cada vivienda, emiten una etiqueta de eficiencia energética. Las viviendas serán catalogadas con letras de la A a la G, siendo las viviendas con una A las más eficientes y las que cuenten con una G las peor valoradas. Este certificado es obligatorio para los edificios en venta o alquiler desde abril de 2013.

El día a día

A diario utilizamos electrodomésticos en el hogar para mejorar nuestra calidad de vida. Cuesta imaginarse una casa sin lavadora, televisor o frigorífico. Los electrodomésticos contribuyen al gasto energético de cualquier hogar.  Por ello, debemos de ser muy cuidadosos a la hora de elegirlos y tener en cuenta sus etiquetas energéticas, similares a las de los edificios. Los electrodomésticos más eficientes son catalogados con una A y los de menor eficiencia con una D. Un aparato que pertenezca al grupo D puede llegar a consumir casi tres veces más que otro del grupo A.
 
También debemos atender a los programas que utilizamos.  Hoy en día, muchos lavavajillas o lavadoras ya constan de programas eco que nos ayudan a ahorrar. Además, nosotros mismos podemos emprender pequeñas acciones que contribuyen al ahorro energético. La lavadora debe ir siempre llena, debemos evitar aclarar antes de usar el lavavajillas, el frigorífico lo situaremos alejado de cualquier fuente de calor o, si podemos, es conveniente usar ollas a presión ya que necesitan menos agua y menos tiempo para cocinar.

Servicios contratados

Todos los hogares del siglo XXI tienen electricidad y la mayoría teléfono y ADSL. A la hora de contratar estos servicios debemos ser muy conscientes de nuestras necesidades. Tendemos a contratar servicios que no necesitamos bien por desconocimiento o bien por no molestarnos en comparar tarifas.
 
En la telefonía y el ADSL son muy variadas las ofertas que podemos encontrar en el mercado. Especialmente si vives en grandes ciudades. Suele ser bastante farragoso pararse a compararlas pero merecerá la pena a la hora de pagar la factura. Es conveniente no pararse solo en las grandes compañías e informarse también sobre ofertas de pequeñas empresas que, a día de hoy, también van acompañadas por un buen servicio. Las compañías eléctricas dejan menos margen de elección pero también debemos conocer las opciones que más nos convienen. Suelen variar según la zona en la que vivamos.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?
El ahorro en el hogar abarca multitud de campos. Es dificil resumirlos todos, pero podemos intentar definir tres grandes áreas a las que atender para reducir gastos. Por un lado, hay que tener en cuenta las calidades de la casa en la que vivimos. Por otro lado, también influye el uso y estado de los electrodomésticos que usamos. Para terminar, prestamos atención a las tarifas que contratamos.
  • ¿Dónde se puede ver la etiqueta energética de los electrodomésticos?  Cada electrodoméstico debería tener a la vista la pegatina que especifica su categoría. Si no es así la opción más fácil es preguntarselo al dependiente.

  • ¿Quién me puede hacer el Certificado Energético de mi Edificio? Hoy hay muchas empresas que se dedican a esto y es dificil recomendar una. De lo que nos debemos asegurar es de que estén acreditados para expedir dicho certificado.