25 mayo 2012

El ahorro para la jubilación ha comenzado a ser una de las mayores preocupaciones de muchos que ven peligrar sus pensiones.

Y no es para menos, si tenemos en cuenta que la esperanza de vida es cada vez mayor (pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida retirados) y es cuando más calidad de vida reclamamos. Si a esto le añadimos las bajas tasas de natalidad que registran las estadísticas demográficas, las generaciones venideras tendrán más difícil llenar el saco de las cotizaciones a la seguridad social que pague el retiro de quien hoy trabaja, con lo que se nos hace difícil pensar que alcanzaremos a cobrar nuestras merecidas pensiones publicas de igual forma que actualmente las cobran nuestros mayores.

Incluso desde el gobierno están incentivando el ahorro para la jubilación, concediendo interesantes ventajas fiscales a aquellos que opten por la financiación privada para su retiro.

Definir una buena estrategia de jubilación para luego interesarse por los mejores instrumentos financieros para nuestro retiro, es la mejor forma de elegir un plan de ahorro que más se adapte a lo que necesitamos para autofinanciarnos.

Una forma muy utilizada para calcular cuanto dinero necesitaremos al año una vez jubilados, es basarse en la idea de que nos hará falta entre un 70% - 90% de cuanto venimos ingresando antes de los 67 años

¿Cuáles son los mejores productos de ahorro para la jubilación?

Los mejores instrumentos financieros regulados que existen hoy en el mercado son:

1.      El plan de pensiones individual: son aquellos donde el partícipe efectúa aportaciones con la periodicidad que quede establecida en el contrato e irán invertidas en activos financieros, los cuales podremos convertir en el ahorro que finalmente rescataremos bajo las siguientes circunstancias:

- Jubilación

- Incapacidad laboral del partícipe

- Fallecimiento del partícipe o beneficiario

- Dependencia severa o gran dependencia

- Desempleo de larga duración

Llegado el rescate de nuestro plan de pensiones, éste se podrá efectuar en forma de capital, es decir, la percepción de un pago único; de renta, será aquella percepción de pagos sucesivos con la periodicidad que se establezca con la entidad, pudiendo ser vitalicia (pago de la renta hasta el final de la vida del beneficiario) o temporal (pago de la renta durante un tiempo establecido); y en una forma mixta, que será la combinación de las dos anteriores. Las aportaciones a estos planes de pensiones se podrán deducir de la base imponible del ahorro llevándonos a conseguir importantes ventajas fiscales.

2.      Planes de previsión asegurados (PPA): constituyen otra alternativa de ahorro para la jubilación. Son seguros de vida ligados a la constitución de un capital que se podrá percibir en el momento efectivo de la jubilación. Las características son iguales a las de los planes de pensiones individuales con la diferencia de la garantía de cobro de un tipo de interés asegurado.

3.      Planes Individuales de ahorro sistemático (PIAS): Comercializados igualmente como seguros de vida ligados a un capital del que podremos hacer uso desde el primer día de la contratación. No tiene ventajas fiscales durante la vida del producto pero sí en el rescate de los fondos acumulados.

4.      El seguro de jubilación: son seguros de vida mixtos cuya finalidad es la de cubrir un capital asegurado a largo plazo mediante el pago de una cuota periódica, las conocidas primas del seguro. Al rescate podremos percibir nuestros ahorros en forma de capital, renta (vitalicia o temporal). Este producto no goza de ventajas fiscales y es líquido desde el primer día de la contratación.

Cabe mencionar la posibilidad de que sea nuestra empresa quien nos proporcione un plan de pensiones, son los llamados planes de previsión social empresarial por los que tanto el partícipe (el beneficiario del plan de pensiones), como la empresa tendrán posibilidad de desgravarse.

Acometer un ahorro para la jubilación puede ser beneficioso tanto para jóvenes como para mayores. Ahorrar es autofinanciarse y no recurrir al préstamo que a la postre se convierte en una losa que impide acometer nuevos proyectos con nuestro dinero. Dependiendo de la edad con la que comenzar un proyecto de ahorro puedes tener más posibilidades de diversificar tu inversión. Diversificar es sacar más partido a tus ahorros colocando tu dinero en distintos productos con los que asegurar tu beneficio.

Planes de pensiones destacados

Mejores planes de pensiones a 1 año

Compara todos los planes del mercado

Asesor técnico de producto

Licenciado por la Universidad Complutense de Madrid. Tres años de experiencia en banca comercial y asesoramiento financiero. Actualmente analista económico y financiero en iAhorro.com

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta