Te ayudamos a conseguir un crédito o préstamo
rápidamente, sin líos y GRATIS

  • Ahorras dinero y tiempo
  • Consulta personalizada, independiente
  • ¡Te ayudamos con la contratación!
  • Servicio totalmente gratis

Devolución

Interés

desde 194€ / mes

desde 5,87%

Continuar

Devolución

Interés

desde 209€ / mes

desde 15%

Continuar

Devolución

Interés

desde 204€ / mes

desde 10,9%

Continuar

Devolución

Interés

desde 201€ / mes

desde 9%

Continuar

Devolución

Interés

desde 209€ / mes

desde 14,51%

Continuar

Preguntas frecuentes sobre Préstamos rápidos


Un préstamo rápido es una operación financiera en la que una entidad o persona entrega a otra una cantidad de dinero. El requisito que se establece es que la persona que prestataria devuelva la cantidad y los intereses acordados en un plazo determinado. Los intereses se cobran sobre el total del dinero prestado. La diferencia entre un préstamo rápido y uno normal es la agilidad y velocidad en el proceso de gestión y concesión.

Efectivamente, las entidades no conceden créditos rápidos a usuarios que no acrediten tener unos ingresos mínimos mensuales. El límite inferior con el que se conceden estos ingresos suele situarse en los 500 euros netos declarables.

Las entidades financieras y crediticias más rápidas conceden préstamos en 10 minutos, aunque las características de cada usuario y el importe solicitado requieren un estudio minucioso que puede ralentizar el proceso uno o dos días.

A la hora de comparar un préstamo es importante fijarse en el tipo de interés que tiene, así como en las comisiones que pueden cobrar durante su gestión (apertura, estudio, cancelación). La TAE nos dirá los intereses totales, por lo que se debe evitar fijarse en la TIN.

También la vinculación de seguros encarece el coste efectivo de los préstamos rápidos.

Llegados a esta situación, lo primero que se debe hacer es hablar con el banco para buscar una posible solución lo antes posible. Acudir a un abogado experto en la materia e informarnos a través de asociaciones vecinales y servicios municipales son otras opciones que ayudarán a resolver la situación.

Entre las opciones que el banco puede ofrecer está la ampliación del préstamo o acreditar que existe una carencia de varios años, es decir, que en un periodo no de tiempo no muy lejano se conseguirán aumentar los ingresos.

¿Qué son los préstamos rápidos?


¿Necesitas dinero urgente? Arreglar el coche, pagar una factura extra o cambiar la lavadora estropeada son algunos de los imprevistos que pueden surgir. Aprovecha la oportunidad para comparar los mejores préstamos rápidos del mercado y consigue el importe que deseas en el menor tiempo posible.

Estos préstamos personales cuentan con un proceso mucho más ágil y veloz que los préstamos y créditos tradicionales. Además, no es necesario abrir una nueva cuenta en la entidad crediticia o en el banco que otorga el dinero rápido, ya que la devolución del importe prestado y de los intereses acordados se realiza a través de un cargo en la cuenta corriente habitual o por transferencia, siempre antes del plazo establecido.

Solicitar préstamos rápidos online es muy sencillo gracias a un proceso simple que puede realizarse a través de una llamada de teléfono o una solicitud online y cuya concesión es cuestión de minutos. Para ello, es necesario cumplir con los requisitos que la entidad establece como, por ejemplo, contar con unos ingresos mensuales mínimos.

La concesión final del dinero rápido estará sujeta a la entrega de la documentación y su posterior aprobación por parte de la entidad financiera. Algunas de estas entidades conceden préstamos rápidos a personas que figuran en ficheros de impagos, aunque bajo unas condiciones más estrictas.

Gracias al comparador de iAhorro.com es muy sencillo analizar las características de cada préstamo y conocer, de esta manera, el que mejor se adapta a nuestras características. Los usuarios también tienen a su disposición a expertos independientes que, de forma gratuita, podrán asesorar en la elección de préstamos urgentes, así como resolver cualquier duda sobre condiciones y requisitos.

Evitar disgustos al pedir préstamos rápidos pasa por devolver el dinero y los intereses en el plazo acordado y recordando que, en ocasiones, el mejor préstamo es el que no se solicita.