Compara los mejores créditos y préstamos sin nómina
sin líos, rápido y GRATIS

  • Ahorras dinero y tiempo
  • Consulta personalizada, independiente
  • ¡Te ayudamos con la contratación!
  • Servicio totalmente gratis

Preguntas frecuentes sobre Préstamos sin nómina


Las entidades ofrecen créditos a los usuarios en situación de paro pero siempre y cuando dispongan de prestaciones y ayudas por desempleo o pensiones. Se trata de personas con un coeficiente de riesgo muy alto por lo que deben de existir unos requisitos mínimos para la concesión de un préstamo sin nómina.

Se trata de una situación similar al de las personas en paro, por lo que es necesario acreditar que se está percibiendo una prestación por jubilación y que debe ser superior a los 500 euros netos mensuales y declarables.

Para solicitar a un préstamo siendo autónomo las entidades exigen presentar una serie de requisitos, entre las que destacan no estar inscrito en un listado de morosos, un justificante de ingresos mínimos y de forma estable.

También tendrá que acreditar su situación financiera con la declaración de la renta de los últimos años y una fotocopia con el alta como autónomo.

La concesión de préstamos sin nómina vendrá determinada por las características de cada usuario.

Un alto riesgo de impago obligará a la entidad a exigir un aval para poder afrontar los posibles impagos.

A la hora de solicitar un préstamo sin nómina la mayoría de las entidades ofrecen tipos de interés más elevados. Es decir, uno de los factores que empeora las condiciones de un préstamo es no poseer nómina.

¿Cómo conseguir préstamos sin nómina?


En ocasiones, la urgencia por conseguir dinero no entiende de requisitos y las necesidades pueden ser diversas: avería en el baño, cambio de electrodomésticos, pago de facturas, etc. Por este motivo, existen entidades que conceden préstamos sin nómina a los usuarios y sin necesidad de papeleo para que, a la hora de aprobarlo, sean sea a la mayor brevedad posible y se pueda contar con el dinero en la cuenta rápidamente.

Por lo general, encontrarse sin unos ingresos constantes suele ser un hándicap para que concedan el préstamo ya que entre los requisitos que exigen las entidades y bancos está el de acreditar que se percibe un dinero mensual, normalmente 500 euros y siempre declarables. Las personas en situación de desempleo sólo pueden optar a estos créditos sin nómina siempre que se encuentren percibiendo una prestación superior a los 500 euros mensuales.

Las personas jubiladas cuentan con las mismas condiciones que desempleados o personas sin nómina. Deben acreditar que disponen de una pensión de jubilación cuyo importe es superior a esos 500 euros mensuales. Los autónomos son otros de los usuarios que tendrán que cumplir exigentes requisitos para que se le conceda un préstamo sin nómina.

La concesión de créditos a personas sin nómina puede tener consecuencias en el tipo de interés, más elevados que los de los préstamos con nómina. Además, en función del coeficiente de riesgo del usuario la entidad pedirá como garantía un aval con el que poder hacer frente a impagos.