Consecuencias de un rescate de España

2 junio 2012

Uno de los temores que el ciudadano española tiene en estos momentos es que la delicada situación del sistema bancario español, puesta en evidencia con la nacionalización de Bankia, provoque un rescate del país.

Cuando hablamos de rescate de un país hacemos referencia a la concesión de un préstamo extraordinario por parte de algún organismo internacional para hacer frente a multitud de problemas económicos que el propio país no puede hacer frente. Nada tiene que ver el rescate del FMI de Argentina, cuya indisciplina fiscal era impresionante y llevó al país a un corralito en toda regla, a un posible rescate a España, cuyo problema de desfase de ingresos y gastos se debe a una crisis mundial y el dinero se necesita para recapitalizar los bancos.

Si tenemos que ser realistas, España ya está actuando siguiendo las instrucciones de los socios comunitarios que controlan la Unión Europea y el BCE (Banco Central Europeo), reduciendo gastos e intentando aumentar los ingresos nacionales. Vivimos, en cierta medida, una intervención de facto.

Sin embargo la capacidad de actuación del Gobierno español, si bien muy limitada en materia económica, es mayor que la que tendría si se produce un rescate en toda regla. Cuando hablamos de rescate de España estamos opinando sobre diferencias realidad económica según se produzca la inyección de dinero que necesitamos y el organismo que lo suministre.

No supondrá lo mismo que el FMI (Fondo Monetario Internacional) nos conceda un préstamo (se habla de cantidades de hasta 300.000 millones de euros) que sea el BCE quien inyecte fondos en los bancos o los preste al Estado comprando deuda u otro tipo de mecanismos.

Rescate de España o del euro

Mejor evitar un rescate

Sin duda es mejor evitar que un rescate de España suponga la pérdida aún mayor de nuestra soberanía económica. Pedir dinero implica, además de tenerlo que devolver con intereses, seguir las "instrucciones" del acreedor, que quiere cobrar. Y el FMI, por ejemplo, ha demostrado que sus medidas buscan más la garantía de los acreedores que el bienestar del pueblo que asume sus préstamos.

En todo caso, el rescate implicaría una política económica de mayor austeridad (pagar más impuestos y recibir menos servicios públicos, básicamente) que empeoraría el bienestar de las clases menos pudientes.

La austeridad entendida como gastar lo mínimo para conseguir lo máximo, la racionalización de los gastos e ingresos públicos, es buena. Pero, en situaciones de crisis económica, más austeridad deprime aún más la economía.

¿Peligran mis ahorros si hay un rescate?

La respuesta es no, al contrario. Para el ahorrador que tiene dinero en los bancos españoles, que se rescate el país significa que se inyecta dinero en el sistema financiero y se vuelve más sólido.

Por tanto, un rescate en nada tienen que alertar al pequeño ahorrador, si se lleva a cabo de forma adecuada.

Ni un corralito ni la salida de España del euro son escenarios probables en estos momentos, que sería lo que verdaderamente haría peligrar el ahorro español.

Esperemos q ver los acontecimientos y tengamos la esperanza en que los políticos europeos estén a la altura de las circunstancias y pongan toda la carne en el asador por reforzar el proyecto europeo. No sólo España se la juega, también el resto de países europeos, con Alemania incluida.

Vivimos tiempos difíciles, sin duda; pero España es y será un país fuerte con una población formada y trabajadora capaz de generar la riqueza necesaria para sacar a la nación adelante.

En la siguiente entrevista a Pau A. Monserrat de fecha 22/06/2012, director editorial de iAhorro.com, hablamos del rescate financiero y sus causas y consecuencias:

Cuentas destacadas

Compara las mejores cuentas

¿Qué medidas puede conllevar un rescate, para el ciudadano?

Ya hemos comentado que un rescate afianza los ahorros en los bancos, con lo que para el ahorrador no tiene que ser una fuente de preocupaciones más allá de la difícil coyuntura económica que fuerza a éste.

Veamos algunas consecuencias de un rescate para el ciudadano español:

  1. Subida del IVA: El aumento del IVA podría darse suprimiendo gran parte de los tipos reducidos (8%) y superreducidos (4%) que se aplican a algunos productos. Los ingresos por IVA de España ascendieron al 5,5% del PIB en 2010, el porcentaje más bajo de toda la UE y el tipo normal del impuesto (18%) está entre los más bajos de los Estados miembros, según destaca la Comisión. Dado que es un impuesto que no tiene en cuenta el nivel de renta, los más afectados por esta posible subida serían los colectivos más desfavorecidas y las clases medias.
  2. Rebajar las cotizaciones sociales y que se compense la pérdida de ingresos con el aumento del IVA. La idea es que si se reduce el coste de contratar, se incentiva el empleo. Sin embargo, esto es así si hay una demanda creciente de bienes y servicios, que no ocurre en estos momentos de incertidumbre económica.
  3. Reducir el tamaño del sector público autonómico.
  4. Reducción de salarios y funcionarios. Se estima el despido de al menos medio millón de trabajadores del sector público.
  5. Pensiones y prestaciones por desempleo más bajas.
  6. Sueldos e indemnizaciones por despido en el sector privado más precarios, si cabe.
  7. Privatización de empresas públicas.
  8. Aceleración del proceso de retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años.
  9. Eliminación una vez más de la deducción por adquisición de vivienda habitual, beneficio fiscal reintroducido por el PP.
  10. Se impondría el copago sanitario: en Grecia pagan 3€ por ir al médico y en Portugal 20€ por ir a urgencias.
  11. Menos becas en educación.
  12. Más peajes.
  13. Acabar con el déficit de tarifa eléctrica con nuevas subidas en el recibo de la luz.
  14. Aumento de los impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol. Bruselas señala que los ingresos por estos impuestos en España son relativamente bajos y lo mismo ocurre con las tasas medioambientales y sobre los carburantes para el transporte.

En resumen, un rescate "duro", con intervención de la gestión del Gobierno español, supondría menos Estado de Bienestar y más impuestos. En el caso de que el rescate de España sea "blando", con una inyección de capital directamente en los bancos, las medidas serían similares pero menos drásticas.

Rescate del euro

Una ayuda financiera de hasta 100.000 millones de euros

Finalmente el Eurogrupo anunció el pasado domingo 10/06/2012 que se ha aprobado una línea de crédito de 100.000 millones de euros, que se pondrá a disposición del FROB para que recapitalice las entidades financieras que lo necesiten.

Lo primero que podemos destacar de esta decisión de rescate es que Europa demuestra que el proyecto del Euro sigue adelante.

Por otra parte, podríamos decir que el perfil del rescate es "blando", ya que no supone una intervención de la capacidad de manobra del Gobierno Español en toda su amplitud. Sin embargo, no es menos cierto, que limita aún más las decisiones soberanas de España en materia económica.

Y este rescate lo pagaremos todos los contribuyentes, necesidad de capital que se ha producido por la falta de control de riesgos de muchos de nuestros bancos. Ahora cabe esperar que los gestores responsables respondan de este agujero de dimensiones mil millonarias.

Solicitud oficial de ayuda financiera

El 25/06/2012 el Gobierno de España remite la solicitud formal de "asistencia financiera para recapitalización de entidades financieras" al Eurogrupo. Confirma que el receptor de los fondos europeos será el FROB, por tanto, el Gobierno Español será el responsable de devolverlas a Europa, no los bancos (que responderán ante el Estado Español).

El "Memorando de Entendimiento", documento en que se pactan las condiciones concretas de la ayuda se tiene que firmar antes del 9 de julio.

Aprobación ayuda del Eurogrupo

Con fecha 27/06/2012 el Eurogrupo emite un comunicado (leer en PDF) en el que confirma la ayuda financiera de 100.000 millones de euros, que considera será más que suficiente después de que dos auditorías independientes cifren en hasta 62.000 millones las necesidades adicionales de capital de la banca española.

El FEEF será el que concederá la financiación al FROB. Por tanto, la deuda no gozará de preferencia respecto al resto de acreedores y se hace al Estado Español, no directamente a la banca.

Duros ajustes

En el Consejo de Ministros del 13 de julio de 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy anuncia una serie de ajustes muy duros, siguiendo las instrucciones de Bruselas a cambio del rescate. Entre ellos mencionar:

  1. Se aumenta el IVA de dos tramos, quedando de la siguiente forma: 4%, 10% y 21% (IVA general).
  2. Se elimina la deducción por vivienda habitual de los que compren a partir del 2013.
  3. Se empeora el subsidio de desempleo a partir del sexto mes para los nuevos parados.
  4. Se quita la paga extra de los empleados públicos (a partir de 2015 se supone que irá a su plan de pensiones).
  5. Se reduce lo que paga el empresario de Seguridad Social de sus trabajadores, 2 puntos, a uno por año.

Ajustes que, económicamente, generarán más paro.

Podéis escuchar dos entrevistas sobre el tema, en las que opina nuestro Director Editorial:

 

Director editorial de iAhorro

Economista especializado en productos financieros, autor del libro La banca culpable y divulgador de economía en medios de comunicación.

Los bancos y demás proveedores de servicios venden, bien o mal según la entidad. Nosotros tratamos de enseñarte a comprar.

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta