Analiza tus gastos mensuales para decidir

Haz tu propia calculadora de gastos en móvil

Cambiar de tarifa móvil es apetecible mcuhas veces, ya sea porque nos ofrecen más prestaciones o un smartphone de últia generación. Pero si queremos ahorrar, lo que debemos hacer es saber cómo consumimos.

Te ofrecemos una forma secnilla de analizar los gastos que haces, para que puedas ver exactamente cómo ahorrar dinero cada mes.

Anota todos estos gastos en una hoja

La primera misión que tienes es recopilar las 6 últimas facturas de móvil, por lo menos. Si quieres hacerlo más real y aportas 12 facturas, te saldrá mejor este análisis.

  • En el caso de móvil, examinar gastos supérfluos que se pueden evitar de forma sencilla (por ejemplo, gasto en SMS).
  • En el caso de ADSL es más complejo, pero pensemos en
    • Cuántas veces nos conectamos para ver el correo, navegar, descargar ficheros o ver vídeos / escuchar música.
    • Cuántas personas, o mejor, dispositivos, están conectados a la WiFi.
  • Volvemos al móvil, hay que analizar los datos:
    • ¿Cuántas llamadas hacemos de media en un mes?
    • ¿Cuál es la duración media en segundos de las llamadas? (Sumamos todos los segundos y dividimos entre número de llamadas).
    • ¿Cuántos SMS enviamos? (Y entonces podremos ver que es un gasto inútil la mayor parte de las veces).
    • ¿Cuántos megas descargamos desde el móvil con el 3G?

Analiza tus gastos y descubre dónde ahorrar

Todo esto es muy fácil de recopilar, nos bastará una tarde de domingo para tener todos los datos sobre la mesa. Con ellos nos daremos cuenta de algunas cosas interesantes en cuanto al móvil:
  • Si nuestras llamadas son cortas (1 o 2 minutos la mayoría) y hacemos muchas, nos interesa una tarifa móvil sin establecimiento de llamada (aunque el minuto salga a 8 céntimos por ejemplo).
  • Si nuestras llamadas son largas lo que interesa es que el precio por minuto sea el más bajo.
  • Si llamamos más a ciertos números, nos interesa buscar una tarifa que premie los números “favoritos”.
  • Si enviamos muchos SMS nos interesa pensar en utilizar WhatsApp o una herramienta similar: los SMS son carísimos.
  • Si vemos que no gastamos, de media, el 50% o 60% del plan de datos, hay que bajar a un plan con menos megas.
Y lo mismo con el ADSL, aunque es más difícil de ver:
  • Si somos una sola persona conectada y no navegamos con frecuencia ni necesitamos que los ficheros se descarguen muy rápido, lo mejor es el ADSL más básico posible.
  • Si somos muchas personas y/o muchos dispositivos conectados, buscaremos más capacidad. Nos podemos descargar igual de rápido un fichero de 1 GB con un ADSL de 6 Mbps que con fibra óptica de 100 Mbps. La diferencia es que con ADSL de 6 Mbps no podemos descargar igual 10 ficheros a la vez que con 100 Mbps de fibra. A mayor cantidad de conexiones, es necesaria más capacidad.
  • Si no vemos TV online en HD, si no jugamos de forma intensiva en red y a la vez descargamos ficheros o tenemos más personas enganchadas trabajando,… no necesitamos una súper conexión
El siguiente paso es el definitivo: sabes dónde puedes recortar costes, así que solo tienes que buscar las ofertas quemás se adapten a ti. Si necesitas consejo, ya sabes que tienes a la comunidad de iAhorradores a tu disposición.

¿Prefieres un análisis
a tu medida?
En casa tenemos muchos gastos que podemos controlar, mejor dicho debemos tener controlados, entre ellos los gastos de móvil y ADSL. Y más todavía si somos varios en la familia. Para conseguir tener controlados los gastos debemos analizar bien cómo consumimos, cada cierto tiempo hacer una especia de auditoría de nuestros gastos domésticos y, así, poder darnos cuenta de cómo van las cosas y dónde podemos ahorrar. Solo si somos conscientes de hacia dónde va cada euro que pagamos mensualmente, sabremos dónde podemos reducir gastos por innecesarios.
  • Los cálculos están bien, pero ¿y si elijo una tarifa demasiado ajustada y no me llega?
  • Lo lógico es darse un margen para imprevistos. Es decir, si calculamos que gastamos de media 200 MB de datos, no nos pillemos los dedos con un bono de 200MB, siempre que veamos que a veces tenemos un pico de consumo. Imagina que normalmente gastas 120 MB cuatro de los seis meses, pero los otros dos gastas 420 MB un mes, y 300 MB el otro. O bien es consumir por consumir en esos dos meses de pico, o bien necesitas una tarifa flexible que te cobre siempre por MB, con lo cual vas a pagar solo lo consumido.

  • Esto parece tedioso, ¿no hay otra forma?
  • Seguro que la hay, pero este método te asegura que vas a conocerte mejor. Vas a saber en qué gastas y por qué, incluso puede que termines convenciéndote de que esos SMS que dicen "¡Llego tarde!" te salen más caros, en proporción, que una buena cena en un restaurante romántico. Este método sirve para tener todos tus consumos controlados, en un papel o en una hoja de cálculo, y así se puede conseguir encontrar dónde meter la tijera sin que tengas que hablar menos, o navegar menos.