¿Cómo y por qué puedo dar de baja mi línea móvil?

10 abril 2013

Por todos es conocido lo complicado que es dar de baja una línea de móvil. A continuación, aclaramos algunas dudas comunes a muchos usuarios respecto de sus derechos como usuarios del servicio.

Una de las principales trabas que recibe el usuario es la imposición de que su solicitud de baja sea realizada por medio de un escrito remitido por fax u otro medio. Justifican esta petición en evitar que se produzca la solicitud de baja por una persona distinta al usuario. Es presumible que, si alguien quiere realizar este trámite en perjuicio del titular, obligarle a hacerlo por fax no va a suponer un impedimento.

El usuario se encontrará con que, cuando es atendido, no está recibiendo toda la información, esto se debe a que, generalmente, los operadores desconocen cuáles son los derechos que tiene el usuario, limitándose a aplicar los protocolos que les han sido dados. Por ello, es importante conocer nuestros derechos e insistir en su aplicación.

El usuario tiene derecho a dar de baja la línea por teléfono, sin necesidad de enviar escrito alguno. Una vez realizada la solicitud de baja, con posterioridad al plazo de dos días en que se debería de haber hecho efectivo el trámite, el operador no nos puede facturar ni cobrar nada, salvo que hagamos uso de esa línea móvil. Si, pasado este plazo, observamos que la línea continúa dada de alta, será importante insistir en nuestra solicitud.

Otra de las actuaciones que realizan las operadoras de telefonía es modificar las condiciones de nuestro contrato. Cambios de tarificación, inclusión de nuevos conceptos en la factura, o cancelación de servicios adicionales contratados, son algunas de ellas. Debemos saber que al comienzo de nuestra relación con la operadora nos adherimos a unas Condiciones Generales de Contratación en las que, entre otras cosas, se dispone que la operadora pueda modificar algunas de esas condiciones siempre y cuando medie un preaviso de, al menos, un mes. Generalmente, el modo de comunicarlo es incluyendo dicha comunicación en la misma factura, en la que entre consumos, ofertas, programas de puntos y demás, es difícil que el usuario se percate de ella.

Debemos saber que si se da el caso descrito antes, una vez se nos comunique dicha modificación del contrato, el usuario tiene derecho a resolver el mismo, dándose por finalizada la relación contractual sin tener, la operadora, derecho a cobrarnos penalización alguna. El artículo 9 del Real Decreto 899/2009, de 22 de mayo, por el que se aprueba la carta de derechos del usuario de los servicios de comunicaciones electrónicas, dispone que cualquier modificación al contrato debe justificarse por motivos válidos expresamente previstos en el contrato.

Un contrato establece una relación bilateral y, por tanto, a cambio del precio que pagamos nuestro servicio de telefonía móvil siempre ha de cumplir unos requisitos de calidad que también son recogidos por escrito. En caso de producirse, por ejemplo, falta de cobertura no atribuible al terminal que estamos utilizando, tendremos derecho a dar de baja la línea sin que de ello derive la aplicación de penalización alguna.

Por último, debemos saber que en líneas móviles cualquier penalización debe ir precedida de la existencia de un compromiso de permanencia, y además deberá reducirse en proporción al periodo transcurrido hasta su finalización.

Colaborador de iAhorro

M&A, mercantil, contratos, fiscalidad. MBA por IE Business School. Asesor Jurídico

Publicidad
Alertas iAhorro

Crea gratis tus propias alertas y te mantendremos al día con la información que necesitas

Crear alerta