Si tienes deuda en alguna de tus tarjetas de crédito
con estas tarjetas te podrás ahorrar cientos de euros cada mes

Preguntas frecuentes sobre Tarjeta con transferencia de deuda


El principal objetivo de las tarjetas de crédito con transferencia de saldos es el de reunificar todas las deudas existentes en otras tarjetas de crédito en una única tarjeta bancaria con mejores condiciones.

Lo habitual es que cuenten con unos intereses mucho más favorables para el usuario y que le permitan solventar la deuda.

Cualquier persona que cumpla los requisitos que exige la entidad puede conseguir una tarjeta de crédito con transferencia de línea de crédito. Estos requisitos suelen ir en función de las características del usuario y de la deuda.

El límite que un usuario puede solicitar el mismo de la deuda que se desea solventar, siempre que cumpla con los requisitos y las condiciones que establece la entidad. En caso contrario, la entidad se reservará el derecho tanto de su concesión como de la cantidad total que el usuario obtendrá para cancelar la deuda.

Además de la transferencia de la deuda, pueden actuar como el resto de las tarjetas de crédito del mercado. Cuentan con una línea de financiación, permiten el pago por proximidad y sacar dinero de los cajeros.

Es imprescindible conocer todas y cada una de las características de cada tarjeta antes de contratar una para solventar la deuda que se tenga en otra. Saber de primera mano todos las comisiones que nos van a cobrar, así como los seguros que tiene vinculados y el tipo de interés que tiene la tarjeta de crédito para transferencia de saldos dará una mayor ventaja al usuario decantarse por una o por otra.

¿Cómo conseguir las mejores tarjetas con transferencia de deuda?


El reagrupamiento de deudas ha tomado un nuevo cáliz gracias a las tarjetas de crédito con transferencia de saldos ya que permite unir en una única tarjeta todas las deudas que se tienen. De esta manera el usuario afronta con único tipo de interés ese débito, siendo más cómodo y beneficioso.

Además, algunas entidades permiten la cancelación de la deuda sin intereses durante un tiempo determinado. Posteriormente, será la propia entidad la que establezca el tipo de interés que cobra durante el resto de periodos.

Lo habitual es que la entidad que ofrece la tarjeta de crédito con transferencia de línea de crédito financie todo el importe de la deuda, aunque dependerá de las características del usuario y del nivel de deuda que tenga.

Estas tarjetas permiten realizar todo tipo de operaciones, desde pago en establecimientos hasta disponer de efectivo en cajeros. Para elegir la mejor tarjeta de crédito con transferencia de saldos hay que conseguir toda la información previamente y en caso de no entenderla pedir asesoramiento a profesionales independientes que orienten sobre el tema.

Conocer los intereses que cobran por ella, así como todas las comisiones y las garantías que poseen, permitirá elegir la mejor tarjeta y con mayores beneficios para el usuario.

}