Consejos para ahorrar >

4 alarmas que indican que tienes que revisar tu economía

Es importante hacer caso a las señales que da tu bolsillo

image backgorund post

Una buena gestión de las finanzas personales a menudo es sinónimo de tranquilidad a final de mes. Si se llega a este punto con incertidumbre es que durante el mes algo se ha ido haciendo mal y que se han pasado por alto alarmas que indican que es necesario revisar los hábitos y pautas económicas del hogar.

Si estas alarmas saltan lo principal es prestarles toda la atención, no pasarlas por alto y sobre todo actuar. De ello dependerá la salud de nuestra economía y las posibilidades de reacción y recuperación en caso de que las cosas no se den como se desea. ¿Qué señales deben hacer saltar las alarmas?

Gastar más de lo que ganas

Parece lógico pero se cae en el error. En definitiva gastar más de lo que ingresas es sinónimo de deuda. Y una deuda no planificada, no controlada y cuyo pago está imposibilitado es una señal de alerta grave. Algo no se está haciendo bien. Es esencial llevar un control de los ingresos y sin duda de los gastos para poder llevar a cabo una administración de las finanzas lo más óptima posible. Error que nos llevará a la siguiente señal de alerta.

Vivir a crédito de forma recurrente

Como consecuencia de la alarma anterior, se da una situación de deuda y la solución puede ser recurrir a la financiación. Es una herramienta válida y útil pero no debería ser un recurso habitual para salir del endeudamiento ya que puede llevar a una espiral de deuda si se suceden los créditos para salir de otros.

Encadenar un crédito con otro o acumular varios créditos al consumo supone un alto esfuerzo económico para la economía personal. Un error muy común es el mal uso de las tarjetas de crédito. Esta herramienta de pago es útil pero mal utilizada puede desencadenar en un ciclo de deuda que se repita, ya que al aplazar los pagos mes tras mes, se acumulan intereses además de deuda.

Destinar un alto porcentaje de los ingresos a la vivienda

No es buena señal que la parte de los ingresos que se destinan a la vivienda (hipoteca, alquiler, gastos) sea superior al 40%. Es lo que se conoce como tasa de esfuerzo o tasa de endeudamiento. En ningún caso esta tasa de esfuerzo debería suponer más del 40% de los ingresos e incluso lo ideal es que no sea mayor al 30%. Cuando se destina una mayor proporción de los ingresos a la vivienda se está en una situación en la que se compromete la economía del titular.

No presupuestar

Hacer una previsión de gastos contribuye a tomar consciencia de cuánto se gastará y sobre todo en qué en un periodo de tiempo determinado. El objetivo del presupuesto es evitar las fugas de dinero en gastos innecesarios o no contemplados.

Lo ideal es ser lo más fiel posible al presupuesto, pero como las circunstancias pueden cambiar cada día, hay que saber que el presupuesto se puede ir adaptando y modificando según surjan novedades económicas, laborales y/o personales.

A través de un buen presupuesto y su cumplimiento se pueden alcanzar así las metas financieras que cada uno se haya establecido.

 

Vídeos relacionados:



 

Sobre el autor del artículo.


Redactora de contenidos formada en el campo de la Publicidad y las Relaciones Públicas por la Universidad Rey Juan Carlos. Me incorporo a iAhorro en 2014 motivada por aportar información clara y transparente sobre el mundo del ahorro y las finanzas.

Más artículos suyos:
· ¿Conoces los seguros de coche temporales?.
· ¿Cómo viajo gratis (o casi) en taxi?.
· TEST iA: ¿Cuánto sabes sobre finanzas personales?.
· ¿Qué opciones de ahorro tengo a largo plazo?.