4 trucos para que el mantenimiento de tu coche no se lleve tus ahorros

Ahorrar en el mantenimiento del coche suele ser mala idea: al final, lo barato sale caro.


Quien tiene coche propio lo sabe: los gastos de mantenimiento se llevan un buen pico anual que, de no atenderse, pueden conllevar averías o contratiempos. Y es que ahorrar en el mantenimiento del coche suele ser un error. No hablamos de buscar un taller más barato, sino en saltarse plazos de mantenimiento o escatimar a la hora de utilizar repuestos de calidad. ¿Quieres saber cómo puedes hacer para que el mantenimiento de tu coche no te salga más caro a largo plazo? Sigue leyendo.

La revisión anual es sagrada

Todos los coches necesitan de su revisión anual (en realidad, existen revisiones obligatorias que vienen marcadas en el manual, y revisiones preventivas cada 10 o 15.000 km, que a la postre suele coincidir con un año de uso, en muchos casos) para asegurarnos de que todo se mantiene en buen estado de forma y de que los líquidos están a sus niveles correctos.

La revisión no es eso que hacemos antes de pasar la ITV para que salga positiva, sino que es un chequeo anual del coche en el que se comprueban una serie de puntos como los niveles de líquidos (frenos, refrigerante, aceite,...), suspensión, sistema de frenos, neumáticos y las ruedas en general, filtros, y comprobación electrónica mediante centralita, para detectar potenciales fallos.

El cambio de aceite, cuando toca

El cambio de aceite suele ser a los 15.000 km de uso o un año desde el último cambio (lo que llegue antes), aunque es verdad que existen aceites de larga duración que admiten más kilómetros entre cambios (por ejemplo, 30.000 km y dos años entre cambios). No tiene por qué coincidir con revisiones periódicas, y es recomendable cambiar filtros además de cambiar el aceite.

La clave del asunto no es elegir un aceite u otro, sino que se ha de realizar el cambio cuando toca. La razón es simple: si el aceite se degrada lo suficiente, dejará de hacer las funciones que se le suponen y se pondrá en riesgo la vida útil del motor. Y eso significa que podemos quedarnos, literalmente, sin motor, y sin cobertura alguna por parte del seguro (puesto que la avería se debería a una negligencia del propietario del vehículo). Por tanto, cambios y revisiones cuando toca para no tener disgustos en cuestión de averías que a la larga nos saldrán muy caras por ahorrarnos cuatro duros.

Los neumáticos, siempre en buen estado y con las presiones correctas

Otros elementos que suelen ser descuidados son los neumáticos. No es necesario comprar una marca de neumáticos premium, pero sí hemos de preocuparnos por adquirir ruedas con cierta calidad, y sobre todo mantenerlas en el mejor estado posible. Mantener las presiones en sus valores adecuados (marcados por el fabricante y variables en función de la carga que llevemos) alarga su vida, previene desgastes irregulares y ahorra combustible.

Por el contrario, unos neumáticos con presiones inadecuadas nos harán gastar más combustible, se desgastarán de forma irregular y nos pueden dar un susto. Las razones son poderosas: si desgastamos de manera irregular los neumáticos tendremos, a medio plazo, problemas de estabilidad y frenada, problemas de tracción y, en el peor de los casos, podremos sufrir un reventón, con el potencial peligro de colisión que eso supone.

Cuida del motor

El motor del coche es el elemento más importante, puesto que es el que permite el movimiento. Está claro que ruedas, frenos, suspensiones,... son importantes, pero el motor hay que cuidarlo. Para ello, cada vez que enciendas el motor dale unos segundos de margen antes de arrancar el coche. De esta manera te asegurarás de que el aceite comienza a fluir y se lubrican bien todas las piezas móviles antes de ponerte en marcha.

Además, ten en cuenta que debes esperar a que el motor se caliente por completo antes de exigirle muchos esfuerzos. Hacerlo con el coche frío puede traerte muchos problemas: calentar el motor con acelerones, sin esperar a que se caliente de forma natural, solo consigue forzar la maquinaria y, a largo plazo, te traerá muchos problemas.