5 claves para entender los créditos rápidos al consumo

Créditos rápidos al consumo



Los créditos rápidos al consumo son aquellos que se solicitan para cubrir una necesidad puntual de dinero. Su cuantía no suele superar los 30.000 euros y se pueden solicitar desde 100 euros.

La ventaja de estos créditos es que se conceden sin necesidad de grandes trámites y en un tiempo máximo de48 a72 horas.

[Te puede interesar: Comparador de créditos]


La garantía que será necesaria presentar para la concesión del crédito son los justificantes de una cierta estabilidad económica y unos ingresos mensuales generados por una nómina fija, una pensión, etc. Con esta garantía, prácticamente se asegura la concesión del crédito.

¿Para qué se destinan este tipo de créditos? Como su nombre indica los créditos rápidos al consumo, cubren necesidades puntuales de gastos de consumo, como reformas en nuestro hogar, compra de un coche, un viaje, los gastos de estudios, entre otros.

Precauciones que debemos tomar

Debemos evitar caer en el abuso de este tipo de créditos, de hecho, la facilidad con la que se conceden han provocado que muchas familias hayan caído en un endeudamiento innecesario, si no se hubiese valorado, antes de su solicitud, la situación actual y futura de los ingresos familiares.

Aunque hay entidades que no realizan ningún estudio de nuestro historial crediticio, ya son muchas que, alertadas por el aumento de la morosidad, han recrudecido sus condiciones. De todas maneras, debemos ser nosotros mismos, los que analicemos nuestra situación personal antes de contratar un crédito personal de estas características. Si vamos a estar pagando muchos créditos, es probable que nuestros ingresos no puedan hacer frente a todas las cuotas y caigamos en una difícil situación de endeudamiento.

Más Información:

Créditos hipotecarios

Solicitar tarjeta de crédito