Ahorrar en invierno gracias a las ventanas

Ventajas del PVC


ventanas de pvc


Muchas familiar hacen toda clase de malabares para conseguir sacar el máximo provecho a su nómina y ahorrar a final de mes. Sin embargo, es posible que la solución se encuentre en los objetos más cotidianos. En este caso, las ventanas. Dependiendo de los materiales y el estado de las ventanas de nuestra vivienda, podemos conseguir ahorrar de la forma más sencilla ahora que llega el frío.
En este sentido, las ventanas constituyen un punto débil a la hora de mantener el calor en el hogar. Aunque durante el resto del año aportan la luminosidad necesaria a la casa, durante el invierno pueden suponer un inconveniente importante.

Ventajas del PVC


¿Cómo conseguir ahorrar dinero gracias a las ventanas? En primer lugar, si no se cuenta con las ventanas óptimas, es interesante sopesar si cambiar las ventanas ya existentes puede resultar una buena inversión. Si es así, el dinero utilizado para cambiar las ventanas "volverá" en forma de ahorros.
Como ya hemos comentado, el material del que está hacha la ventana juega un papel importante a la hora de decidir si se encuentra realmente optimizada.
Los materiales más habituales entre los que escoger son el aluminio y el PVC. Aunque ambos son muy diferentes, puede parecer una decisión difícil para aquellos que no tengan muy claros ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones.
En términos de ahorro, lo más aconsejable suele ser el PVC. Aunque si hablamos de aislamiento acústico ambos son similares, el PVC va a aislar más térmicamente. Si lo que estamos buscando es eficiencia energética en el hogar y, por lo tanto, un importante ahorro de dinero destinado a la calefacción, seguramente este material sea la mejor opción para nosotros. Sobre todo durante el invierno, contar con ventanas de PVC en casa que mantengan el calor dentro puede marcar la diferencia.

Incentivos para el cambio


El ahorro en energía que suponen las ventanas de estos materiales ha propulsado acciones como el Plan Renove de ventanas de PVC de la Comunidad de Madrid. El tipo de ventana que se intenta promover es aquella fabricada en este material y con cristales de aislamiento reforzado (ATR).
En este caso, se ofrecen incentivos económicos para que aquellos que no posean aún este tipo de ventanas se animen a cambiarlas. Éstos pueden ascender hasta los 110 euros por cada metro cuadrado de doble acristalamiento de aislamiento térmico reforzado que se instalen.
Si el dinero es el principal obstáculo a la hora de decidir cambiar las viejas ventanas de aluminio u otros materiales por unas nuevas y más eficientes de PVC, hay que tener en cuenta que existe la posibilidad de acogerse a iniciativas de este tipo. Y en el caso de que no fuese así, también conviene plantearse si con una pequeña inversión podemos conseguir un ahorro importante a medio y largo plazo.