Alternativas a la cuenta vivienda

Productos financieros alternativos a una Cuenta Vivienda

Cuenta viviendaLa deducción por la compra de vivienda tiene los días contados. A partir del 2013, los nuevos compradores, independientemente de su renta, no podrán desgravársela en el IRPF.


Esta medida, nada agradable para aquellos que estaban pensando en ahorrar de cara a comprar una vivienda el próximo año, pretende adelantar estas decisiones y promover la compra durante el año 2012.


[Te puede interesar: Comparador de Cuentas]


Muchos habían optado por abrir una cuenta vivienda, un producto financiera que permitía disfrutar de un ahorro fiscal del 15 por ciento sobre nuestras aportaciones, siempre que estas no superasen el límite anual de los 9.040 euros. Esta desgravación se acabará el próximo 1 de enero de 2013.


Como no todos cuentan con los ahorros disponibles para hacer el desembolso por el coste de una vivienda, tal y como están las cosas, para aquellos que no puedan comprar un inmueble durante este año para beneficiarse de los 1.356 euros de ahorro fiscal, todavía quedan algunas alternativas:



Productos financieros alternativos a una Cuenta Vivienda


Cuentas remuneradas: cumplirá una función casi de “sustitución” de la cuenta vivienda e incluso supondrá mejores beneficios a aquellos que la contraten. Aunque no podrán beneficiarse del ahorro fiscal que suponía abrir una cuenta vivienda con el fin de comprar o rehabilitar la primera vivienda habitual, podremos disfrutar de una remuneración mayor y más atractiva que la propia cuenta vivienda que actualmente apenas superaba el 1,00% T.A.E. Sin embargo, la rentabilidad de las cuentas de ahorro o remuneradas varía entre el 2,5% y el 3,5% T.A.E.


-Depósitos bancarios: su principal atractivo se encuentra en la facilidad de contratación y la seguridad que ofrece al ahorrador (al estar cubiertos sus importes, al igual que las cuentas de ahorro, por el Fondo de Garantía de Depósitos). No son un producto tan líquido como las cuentas remuneradas, que podemos retirar el capital cuando queramos sin penalización, y exigen preservar nuestros ahorros al menos durante seis meses o un año para conseguir una buena rentabilidad,


Para un perfil ahorrador con conocimientos un poco más completos de los productos bancarios, los fondos de inversión son otra buena alternativa de ahorro para la compra de una vivienda, sobre todo si hablamos de fondos de inversión de tipo conservador, es decir, aquellos que invierten en renta fija a corto plazo o fondos monetarios.


Los fondos de inversión en renta fija ofrecen una rentabilidad algo mayor que los fondos de inversiones, pero tienen algunas desventajas que debemos conocer: su cancelación es más difícil que los depósitos, ya que tendremos que venderlos en el mercado secundario, la mayoría de las veces por un precio inferior al de la compra y sus comisiones son elevadas.


Más Información:


Cuentas corrientes


Domiciliar la nómina