Buscar seguro de moto, ¿qué me interesa saber antes de firmar?

¿Qué tipo de póliza me conviene para asegurar mi moto?


Un seguro de moto es un contrato de seguro destinado a cubrir los riesgos creados por la conducción de motocicletas. La Ley obliga a tener contratado como mínimo el seguro de responsabilidad civil obligatoria para poder circular con la moto.

Antes de contratar un seguro de moto es importante conocer primeramente cuál será su uso. Una aseguradora no cobrará la misma prima a un cliente que utilizará la moto para moverse por Madrid o por una ciudad, que a otro cliente que usará para hacer motocross o que quiera viajar en moto.

Una segunda puntualización que hay que tener en cuenta es conocer el valor real de la moto. Si se trata de una moto de alta cilindrada, sus costes de reparación y sus piezas serán más caros, por tanto una póliza que cubra esos gastos puede resultar rentable.

¿Qué tipo de póliza me conviene para asegurar mi moto?


Para contratar un seguro de moto es importante conocer con exactitud qué cubre el seguro y no fijarse sólo en el precio de la póliza. Una moto es un vehículo con poca protección y con riesgos para la persona que lo conduce, por eso cuantas más coberturas tenga, mejor, sobre todo si la moto es de uso diario.

Por eso es interesante conocer los tres tipos de pólizas para seguro de moto que hay y barajar cuál es el que más se adapta a sus necesidades:

  • A terceros: El seguro a terceros básico es la modalidad más económica. Además cubre la responsabilidad civil del conductor frente a una tercera persona, pero no incluye ni los daños personales ni los materiales que el conductor o la moto puedan sufrir cuando el conductor es culpable de ese accidente.



  • A terceros ampliado: Este tipo de seguro cubre lo mismo que el anterior pero además lleva asociado unos extras. Son la solución intermedia entre los seguros de moto a terceros y a todo riesgo.  En este caso son un poco más caras que en el caso anterior ya que su cobertura incluye: robo e incendio, asistencia en carretera, seguro del conductor y la responsabilidad civil obligatoria.



  • A todo riesgo: Conviene utilizar esta modalidad en el caso de tener una moto cara. Es el seguro más caro de todos por ser el que mayores coberturas ofrece. Algunos de los pluses más comunes en este tipo de póliza, como es asesoría, asistencia mecánica, cobertura por pérdida de puntos o gestoría legal. Además dependiendo de la compañía, el cliente puede elegir entre distintas coberturas complementarias y hacer un seguro a medida.


Al margen de que para poder conducir la moto es necesario tener el seguro básico nombrado anteriormente, lo fundamental es buscar protección para uno mismo, para la moto y también frente a terceros que se puedan ver afectados.

El precio de la póliza es un criterio, pero no puede ser el único, porque en ocasiones, lo barato puede llegar a resultar muy caro.