Calefacción: ¿Cómo no tirar 100€ a la basura?

Con 21 grados es suficiente

wp/wp-content/uploads/2016/11/calefaccion-como-no-tirar-100-euros-a-la-basura.jpg


Ya está aquí. El frio ha llegado sin apenas darnos cuenta, pasando de temperaturas tan buenas como impropias del otoño, a un frío invernal que daba la bienvenida a noviembre. Y lo que es inherente al invierno ¿qué es? La necesidad de calor y de aumentar la temperatura en el hogar.

La puesta en marcha de la calefacción es un gasto a tener (muy) en cuenta en la factura de luz y gas durante los meses de invierno ya que el de calefacción representa casi la mitad del gasto en energía en el hogar en los meses más fríos.

¿Qué podemos hacer para ahorrar en calefacción este invierno?

Con 21 grados es suficiente


El ahorro está estrechamente ligado a aplicar el sentido común. Y cuando hablamos de confort en el hogar en invierno, hablamos de alcanzar una temperatura óptima con la que no pasemos frío y no haya necesidad de andar en manga corta por casa. Es el propio IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) en su “Guía práctica de la energía: consumo y responsable” la que recomienda ajustar la temperatura (con termostatos) entre 19 y 21 grados para que la sensación de confort sea óptima para la mayoría de las personas. Manteniendo esta temperatura, se logra ahorrar hasta 100€ al año según la OCU.

Es en este punto muy importante mencionar que los datos indican que cada vez que se aumenta un grado la temperatura del hogar, el gasto en calefacción, el consumo energético y las emisiones en CO2 aumentan hasta un 7%. ¿Para pensárselo no?

Sí a las válvulas termostáticas y termostatos programables.


Es posible ahorrar hasta un 13% de energía (lo que se traduce en euros en la factura) al instalar válvulas termostáticas en los radiadores según IDAE, del mismo modo que ocurre con los termostatos programables, que harán que la vivienda se caliente en los momentos del día en los que queremos para mantener una buena temperatura.

Evite pérdidas de calor


Aquí entra en juego el aislamiento y la calidad de nuestras ventanas. Entre el 25% y el 30% de la necesidad de calefacción provienen de las ventanas y sus deficiencias en aislamiento térmico.  Una doble ventana o un doble cristal pueden reducir a la mitad la pérdida de calor. Tanto es así que un correcto aislamiento en la vivienda puede llegar a ahorrar un 30% en calefacción.

Otros trucos


Poner en marcha pequeños hábitos contribuirá al ahorro en calefacción. Cierra las puertas de aquellas habitaciones más frías y en las que no estés, ventila por la mañana aprovechando los rayos de sol de la mañana (con 10 minutos bastará), las alfombras además de elemento decorativo te harán retener el calor que tanto te cuesta conseguir, de día sube persianas y abre cortinas, de noche todo lo contrario.

Valora la opción de cambiar de suministro


Se trata de otra decisión inteligente y que muchas veces pasamos por alto por el hecho de evitarnos papeleo, trámites y el trastorno que puede generar un cambio de compañía del suministro correspondiente. Comparar entre las distintas ofertas del mercado, y tal y como recomienda la CNMC, comparar no solamente precios sino también condiciones del servicio (la propia CNMC tiene un comparador con el que poder hacerlo o  valerse de las múltiples páginas web que ofrecen esta opción), es decir, comprobar si contempla servicios adicionales, si tiene cláusulas de permanencia y penalizaciones…

Pequeños datos, trucos y recomendaciones que harán optimizar el uso de la calefacción y cada euro que destinamos a calentar nuestro hogar.