Cómo elegir la mejor tarifa telefónica

¿Qué es una tarifa prepago?

elegir tarifas


¿Qué tarifa elegir para mi móvil? ésta es una de las primeras preguntas que nos hacemos a la hora de establecer un primer contacto con cualquier compañía telefónica. Descargando de forma gratuita nuestra Guía de telefonía móvil podrás conocer la respuesta a ésta y otras muchas preguntas relacionadas con este campo.
Para poder comenzar a utilizar y disfrutar nuestro teléfono móvil, debemos contar con una operadora de telefonía que sea la que nos proporcione el servicio. La elección de la compañía será una decisión en la que entrarán en juego diversos factores tales como el precio, la permanencia, la reputación de la compañía, etc… pero siempre deberá ser una decisión libre y responsable.
En iAhorro.com te ofrecemos herramientas para analizar la tarifa móvil que mejor se adapta a tus necesidades y preferencias.
La primera decisión con la que nos topamos a la hora de elegir la compañía y la tarifa, será la de establecer una tarifa prepago o por el contrario fijar una tarifa a través de un contrato.

¿Qué es una tarifa prepago?


Esta modalidad de servicio consiste en pagar únicamente por lo que se gasta, y ese pago se ha realizado previamente. Es decir, la tarjeta SIM lleva asociado un servicio de recarga en el que el usuario destina una cantidad de dinero, cantidad que servirá para que la operadora cobre el consumo realizado. Es conveniente saber que a la hora de realizar una recarga es habitual que haya importe mínimo de recarga, de modo que no se podrá recargar 1,5 euros por ejemplo.
La recarga se puede realizar de distintas formas, una de ellas es acudiendo a establecimientos que realicen esta operación. Otra forma es realizar la recarga a través de una llamada de teléfono a la compañía o bien realizando la recarga a través de internet (en ambas opciones será necesario que la operadora tenga un número de cuenta o número de tarjeta de crédito o débito de donde poder obtener la recarga).
El modo de proceder de la tarifa prepago es que cuando el saldo para poder utilizar el teléfono está próximo a acabarse, la operadora te comunica este hecho, de modo que sepas que próximamente deberás hacer una recarga. Además cada vez que se realiza un consumo de llamadas el usuario también recibe una comunicación con el saldo restante tras la llamada. De igual modo, las tarifas prepago proporcionan una vía para conocer el importe de saldo que hay disponible, de tal manera que es posible saber con cuánto saldo contar para los próximos consumos.
Esta modalidad tiene la ventaja de ser una forma en la que no hay ataduras ni permanencias. Además solo pagas por lo que consumes, sin cuotas mensuales ni consumos mínimos. Este tipo de tarifas son óptimas para controlar el gasto ya que es el usuario el que decide cuánto recargar en cada momento.

¿Qué es la tarifa de contrato?


En el otro lado de la moneda se encuentra la tarifa basada en un contrato. Esta modalidad se estipula mediante un acuerdo por el que la compañía y el usuario acuerdan la contratación de una tarifa que será cobrada una vez al mes. La tarifa de contrato puede estar definida por una cuota mensual o un consumo mínimo, ambos se pagarán una vez al mes.
Es una fórmula en la que se establecen los servicios que esa tarifa ofrece, es decir, se acuerda un precio del minuto de llamada, un bono de datos, el coste de los SMS… El contrato es una modalidad con la que los precios de voz y datos serán más baratos que en el prepago.
Elegir entre prepago y contrato es la primera decisión que debemos tomar al contratar una tarifa y se deberá elegir en función de nuestra previsión de consumo, ya que establecer una tarifa de contrato sin consumir todo lo que el contrato ofrece no resultaría económico, al igual que contar con una tarifa prepago si hacemos mucho uso del teléfono móvil, ya que el gasto se dispararía.
Noticias relacionadas
¿Cuándo conviene contratar una tarifa de móvil low cost?
¿Valen la pena los seguros para móviles?