Cómo ahorrar para pedir una hipoteca

Pautas de ahorro que ayudarán a conseguir la meta de la compra de la vivienda con acceso a una hipoteca

La compra de una vivienda es un paso importante en la vida financiera de cualquier persona, y como tal requiere de un esfuerzo económico. En este punto, pedir una hipoteca es la forma más común para la adquisición de una vivienda. Pero es habitual que las entidades financieras concedan el 80% del valor de la vivienda, por lo que los ahorros son una parte fundamental a la hora de la solicitud de la hipoteca. Cuantos más ahorros se aporten a la operación, más opciones de acceder a una hipoteca se tienen.

Conseguir ahorrar el 20% del precio de la vivienda no es una tarea fácil. Responde a hábitos de ahorro con los que conseguir el objetivo de la adquisición del inmueble y nunca es demasiado pronto para pensar en este fin. Además, hay que tener en cuenta que además del precio del inmueble hay que contar con ahorros para afrontar los gastos de la compraventa (notaría, gestoría, Registro e impuestos) y los de la formalización de la hipoteca (Tasación y copias de escrituras, el resto los asume la entidad bancaria tras la Ley Hipotecaria).

¿Cuáles son los gastos de formalizar una hipoteca?

Descúbrelos aquí

¿Cómo ahorrar si quiero comprar una casa?

El primer paso es, sin duda, tener una meta, y en este caso es la adquisición de una vivienda. Tras ello, es necesario establecer un horizonte temporal en el que la meta se verá alcanzada. Aquí influye de forma determinante el importe de la vivienda y las circunstancias económicas del comprador. De esta influencia dependerá que el tiempo para el ahorro sea mayor o menor, es decir, que sea cuestión de meses o de años.

Durante el horizonte temporal planteado para el ahorro es importante enfocar las energías en el objetivo y mantener alta la motivación del ahorro ya que es un proceso que requiere de esfuerzo y cierto sacrificio, pero que merece la pena al ver conseguida la meta.

Tener claros los gastos fijos y limitar los superfluos. Es un paso fundamental. Conviene hacer una revisión de los gastos fijos y estudiar si hay opción de reducirlos, por ejemplo, cambiando de compañía telefónica, de gas o de luz, y sobre todo tener un control y limitación sobre los gastos superfluos, es decir, los que no son necesarios para el día a día. Además, es recomendable extender la práctica del ahorro a todos los ámbitos, desde el ocio hasta la vida en casa.

En todo esto, ayudará establecer un presupuesto y ser fieles a él lo máximo posible. Se puede establecer un presupuesto semanal, quincenal, mensual o trimestral, el que mejor se ajuste a cada economía familiar, pero es importante no salirse de él en la medida de lo posible y así se conseguirá un mayor control del gasto y por lo tanto identificar en qué partidas se puede ahorrar más.

Una buena técnica es albergar lo que se va ahorrando en una cuenta corriente de ahorro de la cual no se tenga tarjeta. Así se evita el acceso cómodo y fácil al dinero que en la cuenta hay. Esta cuenta también servirá como un fondo de emergencia en caso de necesitar liquidez inmediata y así no se necesitará recurrir a financiación con sus correspondientes intereses.

También hay que tener en cuenta que lo recomendable es no destinar más del 30% de los ingresos familiares al pago de la cuota mensual de la hipoteca, ya que de superarlo la economía familiar podría entrar en peligro. Esta tasa de esfuerzo es un buen punto de partida también para plantear el dinero que se solicitará en el préstamo hipotecario.

Una ayuda interesante desde el momento en el que se empiezan a planificar estas metas de ahorro son los Family Banker de Banco Mediolanum, asesores personales que conociendo las preferencias del usuario pueden ofrecer las mejores soluciones o productos como la hipoteca freedom.

¿Puedo pedir una hipoteca sin ahorros?

Es una buena pregunta. Por lo general, como decimos las entidades no financian más que el 80% del valor de compraventa o de tasación (el que sea menor). Pero los préstamos hipotecarios no son un producto cerrado, sino que dan lugar a la negociación, siendo el perfil del cliente clave para esta capacidad de negociación y para que el porcentaje de concesión sea mayor o también menor.

Si quieres más información sobre las hipotecas disponibles en el mercado, te recomendamos visitar nuestro comparador de hipotecas y ver cuál se ajustaría mejor a tu perfil.

Lista de artículos más recientes

Las mejores apps para ayudarte a ahorrar
Las mejores apps para ayudarte a ahorrar

Como ya es costumbre, la tecnología viene dispuesta a echarnos una mano. Redondeo, ingreso único, reglas de ahorro… ¿cómo funcionan las apps de ahorro?, ¿realmente son efectivas?

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.