Compra tu coche con la financiación adecuada

Saber qué estamos buscando

créditos para coche


Encontrar la mejor manera de financiar la compra de un nuevo coche puede convertirse en una tarea complicada, sobre todo si no estamos muy informados de las opciones que se nos ofrecen ni las que más nos convienen.
Comparar diferentes préstamos y conocer bien nuestras necesidades es un paso previo indispensable para conseguir un crédito del que no nos arrepintamos más tarde. Financiar nuestro coche a través de un préstamo es una operación que tendremos que estar pagando durante varios años, por lo que no es una mala idea tomarse un tiempo antes de elegir de forma definitiva.

Saber qué estamos buscando


¿Qué tipo de financiación estamos buscando? Dependiendo de nuestra situación personal y del coche que tengamos pensando comprar, las características del crédito ideal también serán diferentes.
Por ejemplo, es posible que si queremos adquirir un coche de segunda mano, necesitemos pedir un crédito de una cantidad menor y con un plazo de devolución más ajustado (de manera que también paguemos menos intereses) que si se tratase de uno nuevo.
También podemos fijarnos en otros aspectos que pueden marcar la diferencia dentro de la gran oferta que podemos encontrar en el mercado actual. Si buscamos un crédito barato, es una buena idea centrarnos en aquellos que tengan un menor tipo de interés o no nos cobren comisiones como las de apertura, estudio o cancelación del contrato.
Muchas entidades piden una vinculación de los clientes que soliciten un crédito que por norma general pasa por la contratación de ciertos productos llamados vinculados, que pueden ir desde un seguro a una domiciliación de la nómina o pensión. Evitar estos productos si sabemos que no van a resultarnos rentables también puede bajar de precio nuestro préstamo de forma considerable.
Si lo que estamos buscando es una mayor financiación, aquellos créditos que ofrezcan los mayores porcentajes serán los que nos resulten más interesantes. Aunque conseguir una financiación del 100% del importe total es complicado, es posible llegar o acercarse a esa cantidad.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos préstamos siempre van a resultar más caros y difíciles de conseguir. Lo normal en estos casos es que el plazo de devolución sea mayor, lo que nos permitirá tener más tiempo para saldar la deuda, pero también nos llevará a pagar más en cuestión de intereses la larga.

Encontrar el mejor préstamo


Una vez tengamos claro lo que buscamos y qué características deseamos que tenga nuestro crédito, es el momento de comparar entre los productos que nos ofrece el mercado.
Para la compra de un coche, tenemos diversas opciones. La primera es acercarnos a una entidad financiera y solicitar que nos presten el dinero necesario. Lo cierto es que los bancos tienden a ofrecer cada vez menos créditos, por lo que para conseguir uno será necesario que tengamos unos ingresos y trabajo estables, una buena trayectoria financiera libre de deudas y que no estemos en listados como ASNEF, entre otras cuestiones.
También podemos acogernos a la financiación que seguramente nos ofrecerán en el concesionario si compramos un coche nuevo. Este caso es similar a contratar el crédito en un banco, con intereses y plazos similares, así como un test de riesgo previo. Sin embargo, tenemos la posibilidad de entregas el coche antiguo si tenemos para ahorrar algo de dinero.
Por último, podemos acudir a empresas dedicadas a la concesión de créditos. Por regla general tienen requisitos menores que los que pueda pedir un banco, sobre todo si hablamos de vinculación, y operan a través de internet. Otra opción que podemos valorar en un momento dado.
Conocer qué estamos buscando y comparar entre las ofertas es la mejor forma de asegurarnos el éxito en la búsqueda de financiación para la compra de nuestro coche.