Dudas en cuanto a la ITV

¿Qué es la ITV?


Cuando se es propietario de un vehículo se adquieren obligaciones como conductor y obligaciones para con el vehículo que no se pueden obviar. Todas esas obligaciones se traducen en una mayor seguridad para todos.

¿Qué es la ITV?


Comúnmente se conoce como “la ITV” pero esas siglas corresponden a la Inspección Técnica de Vehículos. Todos y cada uno de los vehículos que han sido matriculados en el territorio español están obligados a pasar la Inspección Técnica de Vehículos.
Esta inspección se realiza con distintos fines, uno de ellos es para comprobar que las condiciones de los vehículos son las óptimas y así poder disminuir el riesgo de accidentes. Otro de los fines a colación del anterior es el de que haya un aumento de la seguridad vial. Finalmente también se realiza para controlar las emisiones de todos los vehículos al medio ambiente.

¿Con qué periodicidad se pasa?


Esta es la gran pregunta, la que provoca más dudas, pero desde aquí vamos a intentar explicarlo de la manera más clara intentando exponer la mayoría de los casos.
Se puede decir que existen dos factores que determinan cada cuánto hay que pasar la ITV depende de la antigüedad y del tipo de vehículo.

  • Motos. Hasta los 4 años quedan libres de pasar la ITV, una vez que tengan más de 4 años deberán pasarla cada 2 años (salvo en el caso de los ciclomotores de dos ruedas que hasta los 3 años están exentos y después de ese tiempo la pasaran cada 2 años).

  • Coches. Si son nuevos, están libres de pasarla hasta que lleguen a los 4 años de antigüedad. Una vez pasados esos 4 años, deberán pasarla cada 2 años hasta que cumplan 10 años de antigüedad, y una vez llegados a esos 10 años deberán pasarla anualmente. Si son de segunda mano deberán pasarla cada 2 años.

  • Vehículos de transporte de personas. Este tipo de vehículos pasarán la ITV una vez que tengan una antigüedad mayor de 5 años. Una vez llegada a esa antigüedad la pasarán de manera semestral.

  • Vehículos industriales. En caso de los vehículos destinados al sector agrícola, hasta una antigüedad de 8 años están exentos, cuando esos vehículos tienen entre 8 y 16 años deberán pasar la ITV cada 2 años y si tienen más de 16 años de antigüedad se pasará cada año. Por otro lado, los llamados vehículos especiales tienen si tienen hasta 4 años de antigüedad están exentos de la inspección, si tienen entre 4 y 10 años tendrán que pasarla cada dos años y si tiene una antigüedad de más de 10 años deberán pasarla cada año.

  • Vehículos de mercancías (comerciales). En este caso hay que diferenciar dos tipos de vehículos, los que disponen de un peso máximo autorizado de hasta 3 toneladas y media hasta 2 años de antigüedad están exentos, si tienen de 2 a 6 años la pasarán cada 2 años, si tienen de 6 a 10 años deberán pasarla cada año y si tienen más de 10 años de antigüedad deberán pasarla cada 6 meses. El otro tipo de vehículos son los que tienen un peso máximo autorizado de más de 3 toneladas y media, en este caso hasta los 10 años de antigüedad deberán pasar la inspección cada año y superados esos 10 años, deberán pasar la inspección cada 6 meses.


¿Vehículos de km 0?


Hay que saber que los vehículos conocidos como de kilómetro 0 no son vehículos nuevos, se tratan de vehículos de segunda ya que antes pertenecieron a otra persona o empresa, por lo que es importante saber que los coches de km 0 deberán pasar la ITV cada dos años.

Precio


También hay que saber que el precio de la inspección varía en función de las Comunidad Autónoma, el lugar donde se realice y el tipo de coche que sea (siendo más cara para coches diésel por ejemplo).

Documentación


Cuando se vaya a realizar la inspección será necesario presentar la Tarjeta de la ITV, también se deberá presentar el Permiso de circulación y por último un justificante de pago del seguro obligatorio de todo vehículo.

¿Qué ocurre si no se pasa?


En caso de que la inspección no haya sido favorable, se procede a la retirada de la tarjeta de la ITV y se prohíbe circular con el coche salvo que sea para ir al taller a solucionar las cuestiones que impidieron que pasase la inspección y para volver al lugar de la inspección. En caso de que se circule sin la ITV pasada, se pueden llegar a multas de hasta 1.500 euros.