El seguro médico (II): aseguradoras y clientes

¿De qué se debe informar a la aseguradora al dar de alta el seguro?

seguros


Si quieres informarte sobre cualquier aspecto relacionado con los seguros, puedes descargar de forma gratuita nuestra Guía de seguros.

¿De qué se debe informar a la aseguradora al dar de alta el seguro?


De cada uno de los asegurados hay que facilitar la información detallada del estado de salud, tanto de la situación actual como de los antecedentes, para que se valore adecuadamente el alta en el seguro. De ocultar algún padecimiento que en caso de precisar asistencia en el futuro se dé cuenta la aseguradora que ya existía, se conocía y no se declaró, dependiendo de la importancia puede rechazarse la prestación.
Es importante tener en cuenta que como las preexistencias no se admiten en el seguro, en caso de querer cambiar de Aseguradora, y tener algún antecedente a declarar, antes de solicitar la baja en la Aseguradora vigente se debería consultar en la nueva si se va a aceptar el aseguramiento.

Alta en el seguro de los recién nacidos


En las mayorías de las aseguradoras, si el alta es nada más nacer el hijo de un asegurado, simplemente es facilitar incluso telefónicamente los datos, para que se incorpore en el seguro. Si esto se realiza dentro del plazo de 7 – 15 días simplemente este es el proceso o como mucho cumplimentar el boletín de adhesión y se admiten en este tiempo, aunque el niño haya nacido con algún padecimiento.
Si se supera dicho plazo de 7 – 15 días, entonces se sigue el proceso de alta de cualquier nuevo asegurado y, en este caso, sí se tienen en cuenta las posibles preexistencias con lo que sí podría ser rechazada la cobertura.

¿Cuándo se puede anular el seguro?


Como todos los seguros de salud se formalizan con vencimiento anual a 31 de diciembre, la comunicación a la aseguradora ha de realizarse por escrito con 2 meses de antelación, y no puede causarse baja durante la anualidad en curso, y el impago puede ser reclamado por la aseguradora.
Aun así y siendo lo más frecuente que el vencimiento se lleve con independencia del mes de contratación inicial al final del año en el 31 de diciembre, es necesario revisar cada seguro porque en ocasiones el período es de 1 año natural desde el momento de contratación. Revisarlo y así comunicar con dos meses de antelación a la renovación anual.

¿Cómo se debe realizar el cambio de aseguradora?


El cambio de aseguradora ha de realizarse comunicando previamente a la vigente con 2 meses de antelación al 31 de diciembre el deseo de causar baja.

¿Si me cambio de aseguradora, se pueden eliminar los periodos de carencia?


Sí, se pueden eliminar, pero acreditando a la nueva aseguradora que la antigüedad en la anterior era superior a la carencia (fotocopia del contrato) y estar al corriente de los recibos de prima (fotocopia último recibo) para demostrar la continuidad en el seguro.

¿Qué diferencia hay entre el “complemento buco-dental” y el seguro dental?


El complemento bucodental suele darse en el seguro como una cobertura complementaria sin cargo adicional al asegurado.
La póliza dental tiene un coste complementario de entre 70 y 90 euros al año. La póliza dental ofrece un mayor descuento en los honorarios derivados de los actos médicos de los dentistas.

¿Quién puede necesitar más el seguro de salud?


En general:


Personas con medio y alto poder adquisitivo dado que el seguro puede situarse entre 50 y 70 euros al mes por cada persona asegurada, que quieran disponer de la libertad de acudir a cualquier centro hospitalario y especialista, sin ninguna restricción y a un coste controlado por el seguro
Personas que deseen agilizar el proceso de atención sanitaria en caso de que surja algún proceso de enfermedad o accidente.
Quien busque una atención hospitalaria de mayor calidad y posibilidad de disponer de acompañante alojado en la misma habitación.

En particular:


Personas jóvenes que piensen tener hijos y cuando busquen o les interese obtener una asistencia sanitaria privada.
Familias con hijos pequeños para tener una rápida asistencia sanitaria y buscar una mayor calidad en la atención médica, con libertad de poder acudir a cualquiera de los mejores especialistas dentro del cuadro, o incluso fuera del cuadro según la modalidad de seguro contratada.
Personas de profesión liberal, donde su trabajo dependa de ellos mismos, en caso de una enfermedad o accidente precisarán de una rapidez en recuperar su estado de salud óptimo, evitando que se puedan prolongar los períodos de inactividad.
Trabajadores por cuenta propia que tributen al IRPF por estimación directa, dado que pueden deducirse hasta 500 euros al año por cada miembro de la unidad familiar incluido en el seguro.
Directivos, Consejeros y Gerentes de empresa como fórmula de retribución, dado que no es considerado como ingreso, ni siquiera en especie, y para la empresa permanece la deducción en el impuesto de sociedades.

Los problemas de la sanidad privada


Para acudir al médico especialista primero se requiere la valoración del médico de medicina general.
Antes de acudir al especialista es necesario realizar pruebas médicas que determinen la necesidad qué especialista en concreto.
Una vez valorada la situación clínica por el médico de medicina general, se determina la especialidad a la que acudir y pedir cita.
Para ver al especialista puede haber una espera de varias semanas y, en ocasiones según el lugar de residencia y especialista, la espera puede ser de meses.
De la primera revisión que realice el especialista puede ser necesario realizar pruebas médicas para valorar la situación del paciente, lo que conlleva a un mayor tiempo necesario para realizarlas y luego acudir nuevamente al especialista para que realice su valoración
Si es preciso una intervención quirúrgica puede suponer un mayor tiempo de espera hasta que se consiga realizarla
Todos estos pasos se acortan de forma importante acudiendo a la medicina privada, y el seguro permite disponer de un amplio cuadro médico a un coste anual fijo, con lo que se sabe de antemano el máximo coste al que se va a tener que hacer frente.
Noticias relacionadas
El seguro médico (I): ¿en qué consiste?
Seguros de impago de alquiler: ¿cómo funcionan?