¿Cómo elegir el mejor seguro de salud?

Seguros para cada perfil

mejor seguro de salud


Una buena salud presente y futura es uno de los aspectos más importantes a la hora de tener tranquilidad en nuestro día a día. Sobre todo si sabemos que, ante cualquier imprevisto, vamos a tener todos las coberturas necesarias para los gastos médicos pertinentes.
¿Qué puede cubrir un seguro de salud? Como en cualquier otro tipo de póliza, la cobertura a elegir dependerá sobre todo de nuestras necesidades y características personales. Quizás busquemos por delante de todo un seguro muy económico pero con una cobertura básica, o incluso la necesidad de contratar una póliza con alcance internacional. Ante todo, es interesante conocer con exactitud qué tipo de póliza necesitamos o es posible que necesitemos en un futuro próximo. De esta manera, será mucho más sencillo controlar los posibles imprevistos relacionados con la salud, que pueden ocurrir en cualquier momento y lugar.

Seguros para cada perfil


Según nuestro perfil, podremos contratar un seguro u otro de entre los tipos ofertados.
Por ejemplo, podemos contratar un seguro de asistencia sanitaria. En este caso la compañía aseguradora se hará cargo de los gastos derivados de la visita a profesionales y centros con los que tenga un contrato y que estarán siempre a nuestra disposición.
Otra opción es contratar un seguro que contemple el reembolso del dinero gastado en el médico. De esta forma, será posible acudir primero a cualquier consulta (o tratamiento, intervención quirúrgica, etc) sin preocupaciones, ya que la compañía se hará cargo de un porcentaje de los gastos que acarree la visita. Este porcentaje varía entre el 75% y el 100% de la factura total, dependiendo de la aseguradora.
Por supuesto, contratar una póliza que cubra absolutamente todos los gastos es la opción más cara, pero lo que se hace evidente la necesidad de ajustar el seguro contratado al uso que vayamos a hacer de la inversión. Los seguros médicos de reembolso suelen ser bastante más caros que otras opciones, ya que le cuestan más dinero a la aseguradora, y más aún si la cobertura es completa.
Para disfrutar de las ventajas de los dos tipos de seguros de salud anteriores también puede contratarse una póliza mixta. Así podremos elegir entre acudir a alguno de los centros y especialistas ofertados por la compañía o elegir cualquiera nosotros mismos en cualquier parte del mundo y obtener un reembolso del porcentaje pertinente de la factura.
Otros seguros de salud también se encargan de las indemnizaciones como podría ocurrir con un seguro de vida ampliado. Dependiendo de la póliza, podremos recibir el dinero en el caso de tener cualquier accidente o quedar inhabilitados para trabajar durante un cierto tiempo (hospitalizaciones, bajas, etc.)

Elegir la mejor compañía


Si contratar un buen seguro de salud tiene un especial interés para nosotros, además del tipo de seguro de vida será importante tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, si la aseguradora a la que queremos vincularnos es especialista en seguros médicos o una compañía estándar, o incluso un banco. Una aseguradora especializada es muy probable que ofrezca un servicio más personalizado y adaptado a cada tipo de cliente, además de un mayor conocimiento del sector de la salud.
Además, algunas también ofrecen servicios complementarios a los de salud que pueden llegar a ser muy beneficiosos en casos particulares, por ejemplo una reducción en los precios de gimnasios en el caso de necesitar una rehabilitación.
Esta amplia oferta entre todos los seguros de salud que podemos contratar hace especialmente necesaria una comparación previa a tomar cualquier decisión. Hablando de un tema tan importante como es la salud, tomar un tiempo para conocer las mejores ofertas para nosotros es una buena inversión.