¿Es la misma prima para todos los seguros de decesos?

Tipos de prima de seguro


No todos los seguros de decesos son iguales. Existe un amplio abanico de servicios asociados que las aseguradoras ya tienen incluidos en sus ofertas.  Además, se trata de uno de los seguros más populares y extendidos en España.

La prima de un seguro de un seguro de decesos viene determinada por diversos factores, aunque son dos los más determinantes: la edad de los asegurados y el encarecimiento del coste de los servicios funerarios de la zona.

Es decir, cuanto mayor es la edad del asegurado, mayor es el riesgo de fallecimiento, por tanto, la prima suele ser más alta. En cuanto a los costes del servicio, la cobertura contratada del seguro debe ser suficiente  para atender estos importes y las aseguradoras suelen ajustar sus primas si se encarecen los cortes.

Tipos de prima de seguro


En los seguros de decesos dependiendo de los factores nombrados anteriormente se puede presentar tres tipos deferentes de primas. Además dependiendo del tipo, el incremento de la prima que debe pagar el asegurado mientras es titular de la póliza del seguro de decesos cambia.

  • Prima nivelada: En este caso el importe de la prima se mantiene en el tiempo. A medida que pasa el tiempo esa prima irá disminuyendo, de forma que el asegurado paga algo más al contratar el seguro, pero paga menos cuando han pasado varios años.



  • Prima anual renovable: Esta modalidad es la más usada. Al contrario que ocurre en la anterior en este caso, la prima va a ir aumentando con el tiempo y los costes del servicio prestado se encarecen.  En el momento de firmar el contrato el pago es mínimo, en cambio a medida que el asegurado va cumpliendo años y el riesgo es mayor el coste aumenta.



  • Modalidad mixta: Es una combinación entre los productos anteriores. Es decir, los primeros años la prima tiene unas subidas hasta que el asegurado cumple aproximadamente los 70 años, y a partir de ahí la prima de estabiliza y las subidas son mínimas.


Consejos antes de contratar un seguro de decesos



  1. Es recomendable contratar un seguro de decesos a partir de los 40 años de edad para que salga rentable.

  2. Comprobar si los seguros de vida llevan incluidos la cobertura de seguro de decesos.

  3. También es posible que el seguro de coche lleve incluida esta cobertura.

  4. Hay que comparar los costes que supone un seguro de decesos entre las diferentes compañías de seguros. De esta conocemos la que mejor se adapta a nuestras condiciones.

  5. Conocer bien las condiciones y  coberturas que ofrece el seguro de decesos

  6. Es importante mantener guardada una copia de la póliza del seguro y además el último recibo pagado.

  7. Es conveniente informar a los familiares de la existencia de este seguro.