¿Estás comprando de forma inteligente?

Consejos para comprar adecuadamente


Según el Instituto Nacional de Estadística, en la Encuesta de Presupuestos Familiares que realiza anualmente, el año pasado el gasto medio por hogar en España fue de 28.200€, unos 11.312 euros por persona, pero ¿cómo se gasta? ¿Se hace de forma coherente? ¿O se deja uno llevar por impulsos? ¿Se sabe lo que valen realmente las cosas?


Existen claves para emplear el dinero de forma inteligente y realizar compras acordes con cada planificación presupuestaria.

 

Comparar ofertas

El primer paso para no precipitarse en una compra es comparar precios. Tener un poco de paciencia y constancia para consultar cuánto cuesta un producto en un establecimiento u otro es la mejor forma para dar con el precio que más se ajuste al presupuesto. Aunque si se prefiere realizar las compras cómodamente desde casa, Internet facilitará considerablemente la tarea de repasar, comparar y valorar diferentes precios.

 

Revisar precios online

Hoy en día se puede adquirir casi cualquier artículo de forma online, incluso algunos que hasta hace unos años no se imaginaba poder conseguir si no era de forma presencial, como por ejemplo productos de cuidado personal y parafarmacia. Este sector, del que según un estudio de Statista se espera que en 2020 alcance una facturación de 1.420,17 millones de euros, ofrece una variada gama de elementos, desde productos de higiene personal especializados que se pueden encontrar en farmacias y parafarmacias online, hasta artículos más concretos como lentillas y productos de cuidado ocular, que en webs como VisionDirect te ofrecen distintas opciones para que puedas revisar todos los precios en un solo golpe de vista.

 

Aprovechar packs y ofertas

Una buena elección a la hora de comprar objetos que precisan de complementos es beneficiarse de las ofertas y packs que ofrecen las tiendas. Artículos como, por ejemplo, las cámaras fotográficas (para las que se requieren objetivos, fundas, etc) en muchas ocasiones compensa más adquirirlos de forma conjunta ya que tienen un precio más rebajado que por separado.

 

Comprar sólo lo que se necesite

En ocasiones ver una oferta jugosa o un precio muy bajo provoca comprar productos que, en realidad, no se necesitan. Aunque la tentación sea muy grande, adquirir algo que no hace falta, por muy barato que sea, supone un gasto innecesario que lo más probable es que desequilibre el presupuesto.
Una de las cosas que más se suele desperdiciar en los hogares españoles es la comida, se estima que en 2016 se desechó el 4,3% del total de los alimentos comprados en cada familia según el “Informe del consumo de alimentación en España 2016” del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Una buena opción para no caer en este derroche es tener en cuenta las cantidades que come cada miembro de la familia, o considerar la cantidad de sobras que se generan.

 

Conocer el valor de lo que compras

Cuando la compra que deseamos hacer es de un artículo con el que no se está muy familiarizado, conviene tener una idea de en qué precio está valorado para no caer en posibles engaños. Para ello la comparación, tanto del importe como de las características, es la mejor forma de saber qué valor medio tiene el producto. Además, aparte de preguntar a amigos y familiares, se puede consultar foros en Internet sobre el tema o leer artículos especializados para tener mayor información.