¿Puede romperse una cláusula de permanencia?

¿Qué se entiende por permanencia?

romper cláusula de permanencia


En la historia de la telefonía móvil siempre ha estado presente un aspecto que ha sido temido por todos, la permanencia. Estar atado a una compañía por un tiempo que la misma operadora establece es una situación que durante años ha sido lo normal.
Es necesario mencionar que las compañías están suprimiendo las permanencias de sus contratos salvo que el cliente adquiera un teléfono móvil. Las compañías low cost tienen como característica principal la inexistencia de permanencias en sus contratos. Esta característica es tomada como un valor más de la compañía ya que el cliente tiene así libertad para abandonar la operadora en el momento que lo desee y sin miedo a ninguna penalización. Para conocer más sobre ésta y otras cuestiones relacionada con las empresas de telefonía móvil, puedes descargarte nuestra Guía sobre telefonía móvil gratis aquí.

¿Qué se entiende por permanencia?


La permanencia en un contrato de telefonía consiste en el compromiso de mantener un servicio con una operadora en concreto durante un periodo de tiempo estipulado. Se trata de una cláusula que debe aparecer en el contrato por el que el cliente se adhiere a una tarifa de telefonía.

Forma de establecerla y contenido de la cláusula


La cláusula de permanencia tal y como se indica en el apartado anterior, debe de figurar en el contrato que se establece entre la compañía y el cliente. Esta cláusula la establecen las operadoras si el cliente se acoge a un beneficio en la tarifa o en la compra de un terminal a través de la operadora.
En dicha cláusula debe de aparecer claramente el periodo de tiempo que compone la permanencia y por lo tanto el periodo de tiempo que el cliente se compromete a permanecer con la compañía. El tiempo establecido no es fijo, sino que puede variar en función del terminal o de la tarifa que se contrate, aunque suelen ser 12, 18 o 24 meses.
También en la cláusula debe figurar exactamente cuál es el vínculo o motivo por el que se establece la permanencia como por ejemplo por la compra de un terminal o por la rebaja en el precio de una tarifa. Este punto es esencial, ya que es en lo que se basa la existencia de una permanencia, en que exista un beneficio de algún tipo para el cliente. Además ese beneficio o ventaja que disfruta el cliente debe ser proporcional al tiempo de permanencia que estipula la compañía.
Por otro lado, también en el contrato se debe de estipular la forma de extinción de la permanencia, estableciendo las consecuencias a las que debe hacer frente el cliente en caso de romper el compromiso mínimo.

Penalización


La parte que más temor provoca en los usuarios es la penalización que se produce en caso de incumplir la permanencia pactada. Las compañías establecen una penalización económica para aquellos clientes que rompan el compromiso previamente adquirido.
La cantidad de la penalización puede variar en función del valor del terminal adquirido o de la ventaja disfrutada en la tarifa. Además la penalización deberá establecerse también en función del tiempo que se ha permanecido en la compañía, de modo que se deberá calcular proporcionalmente al tiempo que se ha estado, prorrateando la penalización. Por lo general, las penalizaciones suelen oscilar entre los 200 euros.

Es posible romper la permanencia


Cuando se establece un contrato en el que se contempla un compromiso de permanencia, se marcan unos días tras la celebración del contrato en los que se puede romper el contrato sin causar penalización.
Además existen casos en el que la ruptura de la permanencia no conlleva penalización, son los casos en los que se ha producido un incumplimiento grave del contrato por parte de la operadora que dejan al consumidor en una situación de indefensa. Algunos de estos casos son:

  • Alta en servicios sin consentimiento. En ocasiones las operadoras dan de alta servicios sin que el cliente de su consentimiento expreso, por lo que se produce un incumplimiento del contrato.

  • Cambio de los términos de la tarifa. Otro motivo de incumplimiento es la variación de las condiciones de la tarifa sin previo aviso. En caso de que esa modificación en los términos de la tarifa se avise, el usuario tendrá derecho a aceptar dicha modificación o bien rescindir el contrato sin penalización, aunque exista cláusula de permanencia.

  • Incumplimiento de los compromisos establecidos. Cuando se establece un contrato, tanto operadora como cliente adquieren unos compromisos, por lo que si la operadora no cumple con los puntos pactados como por ejemplo en calidad de servicio o cobro de servicios no consumidos, es motivo de incumplimiento grave de contrato y por lo tanto el cliente puede romper el contrato sin penalización.


Si eres de los que no quieres atarte a una compañía por un tiempo establecido, lo ideal es no adquirir un terminal con la operadora ya que esta operación lleva aparejada un compromiso de permanencia.
Noticias relacionadas
¿Qué cobertura de móvil tienes?
Cómo reclamar ante una empresa de telefonía

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas.