¿Puedo financiar la compra de mi coche?

Tener nuestras deudas controladas

pedir un préstamo


Ya estemos pensando en comprar un coche nuevo o de segunda mano, lo normal es que no contemos con todo el dinero el momento que vayamos a efectuar la compra.
Pero tampoco podemos esperar a tener ahorrado el dinero suficiente, porque nos llevaría años y, a día de hoy, tener un vehículo es una necesidad para muchas familias.
En este momento entran en juego los préstamos bancarios, del propio concesionario o de empresas especializadas, siendo los primeros los más solicitados en general.
¿Quién puede pedir un préstamo en una entidad? La realidad es que los bancos suelen ser reacios a conceder un préstamo-y cada día más- si no están seguros de hacerlo a un cliente que va a saldar su deuda, a ser posible en el tiempo acordado. En general, van a pedir una serie de requisitos que pueden llegar a ser muy rígidos.Cuantos más cumplamos, más posibilidades tendremos de conseguir la financiación.

  • Llevar casi todos los pagos al día. Tener nuestras deudas controladas en una muy buena forma de dar la mejor primera impresión a un banco: significa que es probable que, acostumbrados a llevar las deudas al día, paguemos este préstamo de la forma establecida y sin mayores problemas. Dependiendo de cómo hayamos sido capaces de manejar nuestros ahorros, tendremos más o menos posibilidades de una concesión del préstamo.
    Por esta razón, si estamos registrados en listas de morosidad como ASNEF (la primera que miran los bancos), conseguir el crédito se convierte en una tarea prácticamente imposible.

  • Tener una cantidad importante del valor total del coche ahorrada. Aunque sí existen créditos que financian nuestra compra al 100%, no es lo más habitual. Y si conseguimos esta financiación completa, siempre va a ser mucho más cara.
    La mejor opción es ahorrar algo de dinero para aportar a la compra del coche, además del máximo que nos financie el banco.

  • Un trabajo estable y el tipo de contrato ideal. Una vez más, tener un puesto estable que aporte ingresos elevados y regulares es una de las mayores garantías para un banco.
    De esta forma, aquellos que tengan un contrato indefinido, el mismo puesto de trabajo desde hace muchos años o sean trabajadores del Estado, tienen más posibilidades de conseguir que su banco conceda un crédito e incluso con mejores características.

  • Ser un cliente habitual del banco. Es mucho más probable que nuestro banco de toda la vida nos conceda un crédito a que lo haga una entidad a la que hayamos acudido únicamente para ello.
    Si tenemos contratados otros productos en el banco, como por ejemplo una cuenta nómina o algún seguro, es fácil comprobar nuestra trayectoria financiera sin buscar en otros lugares. Además, si queremos pedir un crédito en un banco diferente, lo más probable es que nos pidan algún tipo de vinculación mediante la contratación de productos que a la larga pueden no sernos rentables.

  • La utilidad del préstamo. Existiendo cada vez menos posibilidades de conceder un crédito, su finalidad también puede ser un punto importante. Normalmente, la compra de un coche se encuentra entre las más habituales y necesarias, por lo que este punto no debería suponer un problema.


Cada banco tiene sus propios requisitos para conceder créditos, y no conseguirlo en uno no significa que en otro también se nos vaya a denegar. Sin embargo, si cumplimos todos estos requisitos nos será más fácil en todos ellos.
Si no conseguimos un préstamo para financiar nuestro coche a través del banco existen alternativas, como ya hemos señalado antes. Sin embargo, hay que tener cuidado con que sus tipos de interés no sean demasiado elevados o su plazo de devolución corto, y estar seguros de que podremos pagarlo si problemas.