¿Qué es un parte de accidente?

Tipos de partes

parte amistoso


Tener un accidente de coche no es un plato de buen gusto para nadie. Y menos aún si hemos causado daños importantes a terceros o hemos sido nosotros mismos los que los hemos sufrido. Aunque tengamos un buen seguro que cubra económicamente tanto los primeros (en todo seguro obligatorio) como los que hayamos podido sufrir nosotros o nuestro vehículo, es necesario rellenar un parte de accidente junto al otro conductor afectado o de manera individual.
Estos partes se utilizan para determinar los daños que se han sufrido durante el siniestro, los datos de los afectados y el papel que tendrán que llevar a cabo cada uno de los seguros que ambos posean.

Tipos de partes


Según quién firma el parte de accidente, los trámites se realizarán de una forma u otra. La mejor forma de hacerlo, ya que los agilizará de forma notable, es mediante un parte amistoso. Éste determina que las dos versiones de los conductores coinciden, en cuantos más detalles mejor, y de quién es finalmente “la culpa”. Para poder firmar de forma satisfactoria este tipo de parte, es necesario cumplir algunos requisitos básicos, como que ambos conductores cuenten al menos con un seguro de coche básico (el que es obligatorio por ley) , que no sean más de dos involucrados o, como es evidente , que ambos estén dispuestos a firmar el parte.
Para que este tipo de parte sea lo más eficaz y rápido posible- lo que al fin y al cabo es su principal cometido- es importante aportar detalles que faciliten la comprensión del accidente por parte de la aseguradora, así como un dibujo esquemático o las declaraciones y datos personales de los testigos, si los hubiese. En estas ocasione, asumir una culpa con la que no estamos del todo de acuerdo pero que al fin y al cabo cubre nuestro seguro puede terminar por sernos más rentable que negarnos a ceder.
Los partes amistosos también reciben el nombre de Parte Europeo de Accidente, ya que responden a un modelo único para todos los países miembros. Si la otra parte involucrada en el accidente no quiere firmar, lo mejor es llamar a la policía y no abandonar el lugar del accidente hasta que no hayan llegado y tomado los datos necesarios. En este caso, serán ellos mismos los que realicen el parte. Aunque este método no es tan rápido como el parte amistoso, siempre es la mejor opción cuando las partes no están dispuestas a colaborar.
Si nos ha sido imposible llegar a un acuerdo o por ejemplo hemos chocado contra una señal de tráfico sin que hubiese terceros implicados, podemos rellenar el parte de manera individual.
A priori puede parecer que rellenar un parte únicamente con nuestra firma no tiene mucho interés, ya que no existen terceras personas que puedan expresar su versión de los hechos.
Pero una vez lo tengamos hecho, y siempre que lo entreguemos dentro de lo establecido a la aseguradora (es decir, dentro de los siete días posteriores al siniestro), no tendremos que hacernos cargo de los gastos que puedan derivarse de él, siempre que estén en la cobertura de la póliza que hemos contratado. Así, en el ejemplo de la señal de tráfico no seríamos nosotros los encargados de pagar la factura.
Ya que un accidente de tráfico supone un disgusto importante, lo mejor es conocer cómo debemos rellenar un parte para agilizar lo máximo posible los trámites posteriores. Lo mejor es mantener la calma, evitar las discusiones y peleas y ceder cuando veamos que es lo más efectivo a la larga.