Consejos para ahorrar >

¿Qué hay que tener en cuenta para ahorrar en la compra de un coche?

¿Qué hacer antes de visitar un concesionario?

image backgorund post


Según los datos indicados por Anfac, Faconauto y Ganvam, en 2016 la venta de automóviles en España alcanzó un volumen de 96.866 unidades, lo que supone una subida del 9,3% con respecto a 2015


Saber qué directrices seguir para ahorrar en el uso diario de un coche es muy importante, pero también lo es conocer los factores clave para ahorrarnos un puñado de euros a la hora de comprar uno nuevo.

Si estás pensando en renovar tu vehículo, lo primero que hay que pensar es si se va a realizar una inversión en uno nuevo o si, por el contrario, preferimos optar por uno de segunda mano. Para decidirnos ante esta disyuntiva hay dos cuestiones fundamentales que debemos plantearnos: por un lado, el uso que se le vaya a dar al coche y, por otro, el presupuesto del que se dispone para la compra. Por ejemplo, si vamos a utilizarlo de manera ocasional es preferible decantarse por un vehículo de ocasión (o de segunda mano).

¿Qué hacer antes de visitar un concesionario?


Una vez que tenemos claro tanto el modelo como el tipo de coche que queremos comprar, es recomendable informarnos sobre las posibilidades que ofrece el mercado. Para ello hay que tener claros los siguientes factores:

  • La fecha en la que comprar el vehículo. Generalmente realizar la compra a finales de mes, del trimestre, del semestre e incluso a finales de año puede ser una buena opción para ahorrarnos una pequeña cantidad de dinero. Los concesionarios tienen que cumplir con unos mínimos de venta impuestos por el fabricante, por lo que es posible que puedas beneficiarte de descuentos adicionales en estas fechas.

  • Si preferimos un coche con motor diésel o gasolina. A la hora de elegir uno u otro hay que tener en cuenta que los coches diésel suelen ser unos 2.000€ más caros pero que, sin embargo, el precio de este combustible es más reducido que el de la gasolina, con una diferencia aproximada de 10 céntimos. Otra opción podrían ser los coches híbridos o eléctricos.

  • Los extra u opcionales que queremos incluir. El equipamiento extra, además de encarecer el precio final del vehículo, puede acabar pasando factura a largo plazo. Por ejemplo, el mantenimiento de componentes como los asientos de cuero o unas llantas más grandes suelen resultar caros de mantener.


Una vez que tenemos claros estos aspectos, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda acceder a la web del fabricante y configurarlo con el equipamiento que deseamos para tener una referencia del precio, ya que muchos concesionarios imponen precios de partida más elevados que el recomendado por el fabricante.

Otra de las recomendaciones que se realizan desde la OCU es visitar e informarse en diferentes concesionarios y si pueden ser de diferentes ciudades, mucho mejor. Es posible que el mismo coche tenga un precio más reducido si nos desplazamos 100km de nuestra ciudad de residencia.

Gastos que hay que tener en cuenta


Una vez que hemos comparado precios y nos hemos decantado por un modelo y un concesionario concreto, es el momento de solicitar un presupuesto estándar impreso. Este debe incluir desglosados todos los gastos que suponga la compra del coche como el impuesto de matriculación, los costes de pre-entrega, los servicios de gestoría o las tasas.

Recuerda que un ahorro en la compra del coche no implica necesariamente un ahorro en el futuro y valora aspectos como el desgaste que pueda sufrir el vehículo, el coste de las revisiones, el consumo medio o si la garantía exige hacer las reparaciones en el taller oficial de la marca. Pequeños detalles que suelen pasar desapercibidos, pero que a largo plazo pueden suponer un ahorro sustancial.

 


 

Sobre el autor del artículo.


Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Salamanca. Inmersa en el mundo del ahorro y las finanzas como colaboradora de iAhorro desde 2016.

Más artículos suyos:
· ¿Cuánto retendrá Hacienda por el IRPF en 2017?.
· Claves para crear tu propio plan de ahorro.
· ¿Qué ocurre con los préstamos personales si fallece el titular?.
· Estudiar más barato: becas y cursos para verano.