Seguros asociados a productos financieros

Características


El mundo de los seguros es tremendamente complejo y es difícil (aunque no imposible) llegar a conocer todas las características y coberturas que se exponen dentro una póliza. Además existen muchos factores a tener en cuenta en el campo de los seguros, como las características personales y del entorno, las coberturas ofertadas por las aseguradoras, las necesidades como clientes…

Si esto no fuese suficiente, existen seguros que vienen de manera accesoria tras la contratación de algún producto, en este caso hablaremos de los productos financieros. Cuando asumimos un contrato en el que se nos proporcione una tarjeta, un crédito o préstamo es común que junto a esos productos venga un seguro con unas coberturas tanto para el producto en sí como para la persona. Por ello vamos a intentar aclarar algunos puntos en relación a este tipo de seguros.

Características


Los seguros vinculados a un producto, pueden ser gratuitos para el cliente o no serlo. En el caso de que sean seguros gratuitos, son coberturas que se proporcionan sin coste para el cliente como se da en las tarjetas de crédito. Por el contrario, existen seguros vinculados en los que sí son los clientes quienes asumen su coste como los que vienen asociados a créditos.

Es importante dejar claro que es una práctica ilegal la vinculación de un seguro de vida con coste para el cliente tras la contratación de un producto sin la autorización del consumidor, y cuya cobertura sea de fallecimiento a través de la fórmula de “aceptación presunta”.

Seguros vinculados a tarjetas de crédito


En este tipo de productos se pueden dar dos casos, que con la concesión de la tarjeta se proporcione un seguro con una serie de coberturas (sin coste) o bien que además de esas coberturas se puedan contratar adicionalmente otras cuyo precio sí lo paga el cliente. Las coberturas que pueden llevar las tarjetas de crédito o bien que se puedan contratar son seguro de viaje, seguro de vida, seguro de daños, de pérdida de equipaje, seguro contra el fraude, seguro de protección de compras, seguro de robo y extravío… entre otras.

Seguros vinculados a préstamos hipotecarios o de consumo


En primer lugar y respecto a este supuesto, es importante saber que una entidad no puede obligar a nadie a contratar un seguro como condición necesaria e indispensable para la concesión de un préstamo.
Una vez claro esto, se pueden dar tres situaciones que es preciso conocer:

  • Que exista una exigencia por parte de la entidad de contratar un seguro. En el caso de los créditos hipotecarios, la normativa indica que es obligatorio que el crédito disponga como mínimo de un seguro de daños si el banco tituliza (convertir el crédito en valores negociables en el mercado) o hace derivados con su hipotecario. Es por esto que los bancos ofrecen este tipo de seguros al cliente y así ofertar condiciones más ventajosas para el préstamo. En cuanto a los créditos de consumo, si se contrata un seguro de vida o bien un seguro de amortización, se produce una disminución del riesgo bancario, y esto mismo se traduce en un menor coste del crédito para el cliente. En todo caso, no está de más informarse a través de la Ley de Créditos al consumo del coste que tiene el crédito con o sin seguro.

  • Que exista una exigencia por parte del banco a contratar un seguro con una aseguradora en concreto que esté vinculada a la entidad financiera. Esta práctica está prohibida según el artículo 5º de la Ley de Mediación de Seguros y Reaseguros Privados al Operador de Bancaseguros, de hecho en estos casos lo más recomendable es saber si existe la posibilidad de contratar el seguro con otra aseguradora y que tenga las mismas coberturas siempre y cuando eso sea más beneficioso para el cliente.

  • Que se produzca la contratación de un seguro sin consentimiento del cliente. Esta acción es absolutamente ilegal, según el Código Civil y la Ley de contrato de seguro debe de haber consentimiento como requisito esencial para que ese contrato (seguro) tenga validez. Si no hay consentimiento, el contrato es nulo.


En cualquier caso, si con la contratación de un producto viene vinculado un seguro, ya sea con o sin coste, es necesario informarse de las coberturas que éste tiene. Además es conveniente pedir el contrato por el que se han acordado las condiciones en caso de que sea un contrato con coste para el cliente.

Sobre el autor del artículo.

Redactora de contenidos formada en el campo de la Publicidad y las Relaciones Públicas por la Universidad Rey Juan Carlos. Me incorporo a iAhorro en 2014 motivada por aportar información clara y transparente sobre el mundo del ahorro y las finanzas.

Más artículos del autor.

¿Qué son los préstamos sostenibles?

¿Qué son los préstamos sostenibles?

¿Cómo configuro una buena cartera de inversión?

¿Cómo configuro una buena cartera de inversión?

Ya hay luz verde para la compra de Ono

Ya hay luz verde para la compra de Ono

Agente o corredor de seguros, ¿qué elijo?

Agente o corredor de seguros, ¿qué elijo?