Ahorrar sin riesgos

Cuentas remuneradas:

Patricia Páramo nos pregunta:

Me gustaría conocer la mejor forma de invertir unos ahorros de forma que el capital esté totalmente garantizado y obtenga la máxima rentabilidad

Rentabilidad y seguridad no es un binomio que se lleve muy bien en el mundo de las finanzas, los productos que pueden ofrecer mayor rentabilidad son los más arriesgados. Si quieres tener garantizado el capital, estas son algunas propuestas de inversiones sin riesgo:

    * Cuentas remuneradas: Ofrecen dos grandes ventajas, seguridad y liquidez inmediata, pero su rentabilidad con tipos de interés bajos no es muy elevada. Para poder beneficiarse de mejores tipos de interés, existen ofertas para nuevos clientes o incrementos del saldo con el que puede conseguir durante un tiempo limitado incluso más del 3%, pudiendo aprovecharse de estas ofertas en un primer momento o tener parte de sus ahorro en este tipo de producto de total disponibilidad.

    * Depósitos a plazo: Son productos también seguros (el Fondo de Garantía de Depósitos cubre hasta 100.000 euros por persona física en cada entidad financiera en cuentas y depósitos) que generalmente ofrecen una rentabilidad mayor a la de las cuentas de ahorro ya que a cambio el dinero esta inmovilizado durante el plazo del depósito.  Esto no significa que no se pueda recuperar el dinero antes de tiempo, ya que en la práctica totalidad de los casos en el contrato figura una penalización que siempre es sobre los intereses generados nunca por el capital, incluso hay depósitos sin penalización. Dentro de estos además de los promocionales para nuevos clientes, los depósitos crecientes que aumentan los intereses a medida que pasa el tiempo están ofreciendo intereses más elevados.

    * Deuda Pública: La renta fija emitida por el Estado siempre que no se venda antes de su vencimiento, ofrece intereses de forma periódica (bonos, obligaciones) o al finalizar el plazo (letras del tesoro que se emiten al descuento) de forma segura. Existen gran variedad de productos desde las letras a 3 meses a las obligaciones a 30 años, su principal problema actual es el tipo de interés muy bajo en este momento (muchas letras no llegan ni al 1%).

    * Fondos de inversión garantizados: Como su propio nombre indica son fondos que pueden invertir en renta fija o variable pero que garantizan su capital ante cualquier pérdida eventual del valor de la inversión (normalmente el 100%). Respecto a otros fondos que no garantizan la inversión, a cambio de ello se limitan las ganancias y la liquidez o cuando se pueden vender estos productos. Muchos de ellos incluyen “ventanas de liquidez”, es decir ciertos periodos al año, en el que se puede vender el fondo sin perder la garantía. Con tipos bajos es una opción interesante con unos mercados financieros en recuperación, pero teniendo en cuenta siempre aspectos tan importantes como las comisiones que cobran o cuando se puede retirar dinero de los fondos sin penalización.