BBVA compra Catalunya Banc

Pérdidas de 11.500 millones para el Estado


BBVA compra Catalunya Bank


Después de la puja entre BBVA, Caixabank y, el que era el favorito, Banco Santander por la compra de Catalunya Banc, ha sido finalmente el primero el que ha ofrecido la cantidad más alta. El fondo de rescate español, FROB, le ha adjudicado el grupo de cajas catalán por la cifra de 1.187 millones de euros por el 100% de su capital.
Éste constituía el tercer intento de venta del grupo por parte del Gobierno: los otros dos, en 2012 y 2013 respectivamente, resultaron fallidos debido a la mala gestión del grupo catalán.
El pasado viernes presentaban las tres entidades sus ofertas en firme para la compra del grupo de cajas catalán Catalunya Banc, después de que a última hora el banco francés Societé Générale se abstuviese de la puja.
La oferta de BBVA ha sido muy superior a la del resto de entidades involucradas: los requisitos que el FROB había impuesto hacían necesario que la mejor oferta superase en un 50% y 200 millones a la segunda, y BBVA no ha necesitado una segunda vuelta para cumplirlos.
La abstención de Societé Générale ha mantenido el camino que se lleva siguiendo en nuestro país en el marco de las privatizaciones de entidades financieras: ningún banco extranjero se ha interesado en firme por este tipo de operaciones de privatización de bancos españoles. Hasta ahora, las compras que se han realizado han sido por parte de Caixabank (que adquirió Banco de Valencia y Banca Cívica), Banco Sabadell (CAM), Kutxabank (CajaSur) y Liberbank (CCM)

Pérdidas de 11.500 millones para el Estado


La cifra de la venta de Catalunya Bank ha sido muy inferior a la de su patrimonio neto, de 2.500 millones, y a las ayudas públicas que ha recibido durante los últimos años, desde que en el 2010 su anterior presidente, Nancis Sierra, comenzase a solicitarlas.

  • En un primer momento, el grupo solicitó 1.250 millones de euros en ayudas y prometió que los devolvería, algo que al final nunca ocurrió.

  • En una segunda operación, el Estado volvió a inyectar dinero a Catalunya Banc, esta vez una cifra de 1.718 millones.

  • Finalmente, al no superar el grupo sus problemas económicos, se recurrió a 9.084 millones provenientes de la ayuda europea a la banca española. Llegados a este punto, el Estado le había inyectado 12.050 millones.

  • La semana pasada el FROB destinó otros 572 millones para la venta de la cartera de sus hipotecas tóxicas de 6.400 millones al grupo de inversión norteamericano Blackstone.


Por tanto, las pérdidas para los contribuyentes ascienden hasta los 11.500 millones de euros.
Además de todos estos gastos, el FROB ha prometido hacerse cargo de los costes que puedan surgir para BBVA a partir de las reclamaciones de preferentes, coberturas de los tipos de interés o swaps y las cláusulas de suelo. También se plantea la cobertura económica en el caso de que Mapfre decidiese romper el acuerdo de bancaseguro que actualmente mantiene con Catalunya Banc.

Un buen negocio para BBVA


El negocio para BBVA está claro: en primer lugar, la adquisición de Catalunya Banc ha costado mucho menos de los que vale su patrimonio neto.
Además, hacerse con una caja tan presente en Cataluña es una gran oportunidad para el banco de hacerse con buena parte de ese mercado, tal y como había declarado con anterioridad el presidente de la entidad, Francisco González. De hecho, BBVA ya había comprado la ahora extinta caja de ahorros catalana Unnim en el año 2012 por la cantidad simbólica de un euro, mientras que la caja contaba con ayudas públicas de alrededor de 1.000 millones.
Gracias a la compra, su cuota en este marcado aumenta hasta el 24%, situándose cerca de Caixabank, que posee un 32%. Un negocio redondo para el banco, pero que ha supuesto grandes pérdidas para los contribuyentes.