Educación financiera >

Calculadora hipotecaria: cifras que debo conocer antes de firmar

Todos los gastos que hay que tener en cuenta al contratar una hipoteca

- Última actualización el 05/03/2018

image backgorund post

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, el número de hipotecas inscritas en noviembre de 2017 fue de 24.882, un 3,7% menos que en el mismo mes de 2016, aunque su importe medio fue de 122.703€, lo que supone un aumento anual del 10,7%.

Para pedir una hipoteca hace falta tener dinero ahorrado, no sólo para pagar las posteriores cuotas mensuales, sino también para hacer frente a los gastos que se generan antes y después de la firma del préstamo. Además, hay que tener en cuenta que los bancos suelen financiar el 80% del precio de la vivienda, por lo que el 20% restante corre a cargo del comprador.

Con estos datos, conviene conocer detalladamente cuáles son los gastos que se van a sumar para prevenir sorpresas no deseadas.

 

Gastos previos a la firma 

La tasación de la vivienda, ya sea de obra nueva o de segunda mano, ha de realizarse de forma obligatoria. Se trata de una evaluación del inmueble para determinar su valor real, de esta forma, el banco tiene una referencia para saber qué cantidad de dinero prestar. Esta valoración debe ser realizada por una tasadora externa que esté registrada en el Banco de España.

El coste de la tasación varía en función de la entidad que la lleve a cabo, el tipo de inmueble, sus características, condiciones y ubicación, aunque suele situarse entre 250 y 600€ aproximadamente.

Es conveniente también solicitar la nota simple registral, sobre todo si se trata de una vivienda de segunda mano. La nota simple es un documento, expedido por el Registro de la Propiedad, que contiene información relevante sobre quién es la persona propietaria del inmueble, las posibles cargas (hipotecas, embargos…) o impuestos asociados y las limitaciones de uso que pueda tener.

Su coste es de unos 11€ y se puede solicitar personalmente al Registro de la Propiedad, mediante una inmobiliaria o a través de la gestoría del banco.

 

Gastos posteriores a la firma 

En diciembre de 2015, una sentencia del Tribunal Supremo dictaminó que eran inválidas las cláusulas que imponían a los usuarios de préstamos hipotecarios el pago de todos los gastos asociados a la constitución de una hipoteca. Actualmente es posible reclamarlos y, para evitar problemas, los bancos están empezando a asumir parte de las coberturas. Pero, ¿cuáles son esos gastos asociados?

Por una parte, varios impuestos como el de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que se aplica a todas las compraventas de vivienda vinculadas a una hipoteca, se trata de un impuesto autonómico que se calcula en función de la responsabilidad hipotecaria y suele situarse entre el 0,5% y el 1,5%; el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que actualmente es del 10% sobre el valor de la venta; o el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) en el caso de las viviendas de segunda mano, cuya cuantía varía en función de cada comunidad autónoma entre un 6% y un 10% del precio.

Por otra parte, los gastos generados por servicios como la notaría, donde hay que realizar el registro de la escritura pública del préstamo hipotecario y cuyo importe se sitúa en torno al 1,5% de la responsabilidad hipotecaria; la inscripción en el Registro de la Propiedad, cuyas tarifas están fijadas por el Estado, aunque dependen del importe de la responsabilidad hipotecaria (por ejemplo, en una hipoteca de 100.000€, habría que pagar unos 300€); o la gestoría, elegida normalmente por el banco, que se encarga de las labores administrativas y de los trámites necesarios hasta la inscripción de la escritura en el Registro de la Propiedad, su coste es de entre 100 y 200€ por escritura.



 

Sobre el autor del artículo.