¿Es buen momento para pasar tu hipoteca variable a una fija?

Equipo editorial iAhorro I

Hay que tener en cuenta que es una operación que puede conllevar una serie de gastos

¿Es buen momento para pasar tu hipoteca variable a una fija?

La situación socio económica resultado de la guerra de Ucrania, el aumento del IPC, materias primas e inflación y, por consiguiente, el aumento del euríbor ha provocado que muchos propietarios con hipotecas variables se planteen modificar su tipo de interés y así asegurarse una estabilidad en su cuota mensual. Pero ¿esta operación es aconsejable? ¿Nos encontramos en buen momento para hacerlo? Y, por último, ¿qué costes acarrearían?

Para contestar a la primera pregunta tenemos que estudiar las ventajas y los inconvenientes que conlleva:

Actualmente los bancos están ofreciendo unos tipos de intereses fijos muy competitivos y es muy improbable bajen más, de hecho, si continúa la tendencia al alza del euríbor lo seguramente pase con estos intereses, que actualmente rondan el 1%, aumenten considerablemente. Esto nos indica que estamos ante un momento perfecto para realizar este cambio. 

Como hemos comentado en el párrafo anterior, el euríbor sigue al alza. El mes pasado cerró en  -0,237%, representando una subida del 30% con respecto a febrero 2022 (-0,335%) y, no hay indicios de que este dato se reduzca o mantenga, al contrario, se prevé que siga subiendo.

¿Cuánto cuesta cambiar la hipoteca variable a fija?

Ya sabemos que nos encontramos ante un buen momento para realizar el cambio de tipo de interés, pero tenemos que conocer los requisitos marcados por las entidades para la tramitación de ésta: 

  • Tener amortizado, como mínimo, el 20% del capital inicial o que hayan pasado dos años desde la fecha de la firma de la escritura.

Por otro lado, recuerda que para llevar a cabo esta operación el usuario se hace cargo de los siguientes gastos:

  • Cancelación registral.
  • Tasación.
  • Comisión por cancelación sobre el capital pendiente (si tuviera).
  • Gastos de la configuración de la nueva hipoteca (notaría, gestoría y registro).

Estos gastos ascienden, por ejemplo, para un capital de 150.000 euros, un gasto aproximado de 2.000 euros. 

¿Cuándo merece la pena cambiar una hipoteca variable a una fija?

Pueden ser un buen momento de cambiar la hipoteca a tipo fijo en los siguientes casos:

  • Si quieres tener de una solidez a la hora de pagar las cuotas. Desde que realizas el cambio contarás con una mensualidad estable durante los años restantes de la hipoteca.  
  • Si te quedan 20 años o más de hipoteca. Si cambias el tipo de interés de variable a fijo tendrás la seguridad de pagar los mismos intereses durante toda la vida de la hipoteca, sin embargo, si decides seguir con una hipoteca variable dependerás del euríbor y sus variaciones.

¿Cómo se hace el cambio de hipoteca variable a hipoteca fija?

Si finalmente decides cambiar tu hipoteca de interés variable a fijo es necesario conocer las diferentes opciones. Este cambio lo podemos ejecutar de 2 formas diferentes:

  • Con una novación: Es decir, en este caso el banco con el que tienes tu hipoteca variable es el que acepta o no este cambio de tipo de interés. Actualmente a los bancos les resulta más interesante una hipoteca variable a una fija, por lo que pueden ponerte algún impedimento en realizar dicho cambio. Lo más aconsejable es barajar las alternativas que te ofrecerán y tomar una decisión con toda la información que te aporten.
  • Subrogación de acreedor. En este caso, solicitas el cambio de tipo de interés de un banco a otro. Esta operación se realiza en la minoría de los casos porque desde la reforma de la Ley Hipotecaria son los bancos los que tendrán que hacer frente a todos los gastos. 
  • Cancelación y contratación de un préstamo nuevo.  Por último, este caso es el más común, pero es el más costoso para el usuario. Se trata de barajar el cambio de entidad modificando las condiciones o características del préstamo. Para ello es necesario realizar la cancelación registral que conlleva un coste para el usuario, además de pagar al notario, gestor y, por último, la tasación, aunque en alguna ocasión la entidad se hace cargo de ellos. 

En definitiva, resulta ventajoso plantear el cambio de hipoteca a tipo fijo dado que hoy por hoy podemos encontrar tipos fijos competitivos, pero si sigue la situación económica y social igual terminarán subiendo. 

Si te lo estás planteando, ahora es el momento e iAhorro puede ayudarte a ver la mejor alternativa para cada caso.


Nos esforzamos por encontrar la hipoteca perfecta para ti, de forma sencilla, rápida y segura. Somos líderes en el sector y negociamos con las principales entidades bancarias para conseguir las mejores ofertas y poder ofrecerte nuestros servicios de manera totalmente gratuita y sin compromiso.