¿Cómo influye en mis acciones que la Fed suba los intereses?

¿El final de la crisis o el inicio de otra?

bolsa bandera


Como cualquier debate que se precie, la probable subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal cuenta con sus detractores, cada vez más, y con sus defensores. La decisión que Janet Yellen, directora del Banco de Estados Unidos dará a conocer el jueves 17 de septiembre mantiene a la economía mundial en vilo.

¿El final de la crisis o el inicio de otra?


La crisis financiera que ha asolado a las economías de bastantes países desde 2006, puede contar con un nuevo y definitivo punto de inflexión. El motivo es el aumento de los tipos de interés, por primera vez desde el inicio de la recesión.
Sin embargo, el desplome de la bolsa ha obligado a reconsiderar una decisión que parecía tomada hace meses. La Fed se encuentra en la tesitura de tomar una decisión con dos posibles finales: la luz al final del túnel o la vuelta a la austeridad.

Es en este punto en el que se alzan las distintas voces a favor y en contra de la medida, pues se trata de un dictamen de gran importancia que afecta a multitud de operaciones y movimientos.
Los opositores a la subida tiene como principal argumento la precipitación, máxime cuando ha pasado casi una década desde la última. Por su parte, los economistas que aprueban el fallo de la Fed consideran que no se puede dar marcha atrás a una decisión tomada desde hace tiempo.

Una de las voces con mayor autoridad en la materia es Bill Gross, fundador de la empresa de compra de deuda más grande del mundo, PIMCO, que la considera inadecuada. Para este gurú de las inversiones lo que se busca es un margen de bajada del precio del dinero, de cara a la próxima recesión que se produzca.

¿Y mis acciones?


Son muchas las personas que se preguntan en qué medida les afecta a ellos y a sus acciones esta subida, pues miran con preocupación la poca estabilidad actual que hay.
El principal temor es que se desplomen las bolsas, como ya ocurriese, no hace mucho, con el gigante asiático. Uno de los principales motivos que se dan es que Janet Yellen entre en un frenesí de movimientos de subida de los tipos que vuelvan a desestabilizar los mercados.

La fuga de capitales de países emergentes, buscando evitar los posibles daños colaterales que supone la medida, es otro de los argumentos con los que se especula.
Ante la acuciante preocupación de los usuarios, la Fed ha salido al paso asegurando que no se harán subidas a lo loco. Toca calmar a los mercados, recordando que el aumento máximo sería al 0.25%, aunque no se descarta que finalmente sea de 0.125%.

Atrás quedan los tiempos de Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal durante los mandatos de Carter y Reagan, cuando el miedo lo provocaban subidas al 25% del precio del dinero.
La inquietud y la tensión decoran un presente a la espera de la medida más importante de los últimos años, pero sobretodo, a la espera de las explicaciones por la decisión.