Categoría |

Artículo sobre educación financiera


Todo sobre ahorro e inversión, actualidad y análisis sobre economía y finanzas personales.

Cómo son las monedas virtuales basadas en joyas

La start up israelí Carats.Io ha creado dos criptomonedas que permiten hacer transacciones de diamantes,


Las criptomonedas o monedas virtuales están de completa actualidad. Bitcoin monopoliza la atención y titulares por sus propios méritos por su revalorización, y también por el riesgo asociado, que es muy alto. Se habla de la burbuja Bitcoin, y no es para menos dada la volatilidad extrema que puede experimentar en apenas unas horas, y también debido a la dificultad actual para realizar transacciones (de venta, sobre todo) por culpa de los límites de compraventa y otros factores.

Existen decenas de criptomonedas diferentes a Bitcoin, todas de menor valor, menos espectaculares, pero la inmensa mayoría de ellas no están respaldadas por algo físico. Es realmente dinero virtual. En el caso de las criptomonedas basadas en joyas, la cuestión es a la inversa. Una criptomoneda basada en joyas implica que se está invirtiendo en ellas. La start up israelí Carats.Io ha creado dos criptomonedas que permiten hacer transacciones de diamantes, y también invertir en piedras preciosas.

Cut, que es como se llama este método de pago, fue presentado en febrero durante la Semana Internacional del Diamante. En el momento en que salga al mercado, esta criptomoneda estará respaldada por diamantes entre un 25% y un 75%, “dependiendo de la fluctuación”, como comenta Eli Avidar, el director de la Bolsa del Diamante de Tel Aviv. También se aclara que uno puede adquirir esta criptomoneda con dólares, o bien con diamantes (y no hace falta que sean grandes piezas, de hecho).

Eso sí, hay que aclarar que se basará únicamente en inversiones en diamantes adquiridos en el Israel Diamond Exchange.
 

¿Tiene sentido crear una criptomoneda basada en joyas?

 

Muchos pensarán que invertir en diamantes no es algo tangible. Quizás pensarán que es algo fuera de su alcance. Sin embargo, invertimos en oro, invertimos en empresas o divisas y tampoco es algo tangible. Invertir en diamantes es algo que para muchos, sobre todo en España, puede quedar como algo lejano, y precisamente es eso lo que quieren cambiar desde Carats.io.

Israel lleva mucho tiempo tratando de atraer inversores, y el mercado del diamante se está quedando anticuado. Es un sector que está anclado en el pasado y que necesita una revitalización, una especie de revolución industrial particular que lo traiga al siglo XXI, a las nuevas tecnologías y a las cada vez más vigentes transacciones virtuales basadas en criptomonedas.

Para ponernos en situación, solo en 2017 las exportaciones de diamantes desde Israel cayeron un 12%. Esto significa que, aun siendo un mercado importante, está en claro retroceso. Por ello se han lanzado a crear esta moneda virtual, y en ese sentido sí es una gran idea. Se ofrece a los inversores y minoristas la oportunidad de diversificar las inversiones. Eso sí, con un riesgo mucho menor que haciendo lo propio con Bitcoin (lo cual implica siempre una ganancia potencial menor, lógicamente).

Las transacciones se deben realizar a través de la plataforma Carat, con la posibilidad de operar las 24 horas del día y, por supuesto, hacer la compra online. Si mediante el método tradicional de compra y venta se podría tardar entre 4 y 6 semanas en cerrar una transacción, con el sistema de criptomonedas se necesitan segundos, o minutos. La posibilidad de invertir y recuperar la inversión al momento es real. Y la inversión se respalda, como se ha comentado, con diamantes de entre 0,18 y 2,5 quilates.