¿Cuál es la diferencia entre hipoteca y préstamo hipotecario?

Conceptos que a menudo se utilizan como sinónimo pero que no son lo mismo


Hipoteca y préstamo hipotecario. Se habla de hipoteca cuando en realidad se quiere decir préstamo hipotecario. Es común escuchar estos dos términos ser utilizados como sinónimos, pero es más que recomendable tener clara cuál es la diferencia entre hipoteca y préstamo hipotecario.

De forma generalizada, un préstamo hipotecario es el contrato por el cual una entidad (prestamista) entrega una cantidad de dinero a un particular o empresa (se denominará prestatario), que deberá devolver en un plazo determinado y junto a unos intereses también determinados. Este préstamo tiene una finalidad concreta que es la de adquirir un inmueble. Por lo tanto, el préstamo hipotecario se convierte en la obligación garantizada para el titular de este, de modo que la garantía de devolución del préstamo es el propio inmueble a través de lo que se conoce como hipoteca.

Explicado qué es el préstamo hipotecario, es el momento de explicar qué es la hipoteca. Consiste en un derecho real de garantía. En el caso del préstamo hipotecario, la hipoteca es la garantía de que el pago del préstamo se llevará a cabo. Es un derecho real que se ha de inscribir en el Registro de la Propiedad y quedará unido al inmueble, de modo que cuando el préstamo hipotecario se ha pagado, si se quiere vender la vivienda, el vendedor tiene que cancelar la hipoteca en el Registro de la Propiedad.

De no ser así, se pasa al comprador de la vivienda ya que es un derecho real con efecto ‘erga omnes’, es decir, frente a cualquier persona que quiera adquirir la vivienda). Así, se tiene un inmueble libre de cargas.

Simplificado, el préstamo hipotecario es la deuda que se establece y la hipoteca es la garantía de que esa deuda será pagada y recae sobre el inmueble que se adquiere.

                

Ante una deuda: ejecución de la hipoteca & patrimonio presente y futuro

Si se da una situación de impago prolongado de las cuotas del préstamo hipotecario, las entidades activan el mecanismo para recibir el pago. Este mecanismo pasa por solicitar la ejecución forzosa del bien inmueble, o lo que es lo mismo, ejecutar la hipoteca que es la garantía de pago. Una vez ejecutada la hipoteca se procede a la venta del inmueble en subasta.

La dación en pago no es un mecanismo que opere mucho en España, por lo que con la devolución de la vivienda no se suele cubrir el importe que la entidad prestó. Un hecho que es muy importante saber y no olvidar es que, frente a una deuda de un préstamo hipotecario, el titular responderá con todo su patrimonio, tanto presente como futuro hasta saldar dicha deuda. Del mismo modo ocurre con los avalistas.