Depósitos crecientes, una apuesta por la recuperación de la economía


Un 3% TAE, parece una utopía o un tipo de interés que se oferta a plazos muy pequeños, pero por el contrario es una de las últimas ofertas de la mayor Caja de Ahorros de España. La vuelta al depósito creciente para incentivar un ahorro a largo plazo, que beneficia a las entidades financieras y en el entorno actual de tipos bajos al consumidor. Y es que muchos de los “artífices” de la última reforma del IRPF se están arrepintiendo de haber eliminado las ventajas fiscales para el ahorro a largo plazo, que permitían no pagar un 40% por los beneficios de los depósitos de duración superior a dos años. Esta “estabilidad” a las cuentas de pasivo de bancos y cajas las eliminaron de un plumazo y daba igual tributariamente ganar un millón a un día que 1.000 euros en dos años.

Sin estos beneficios fiscales, las entidades tienen que esforzarse por ofrecer productos muy atractivos en términos de rentabilidad y que incentiven no retirar estos fondos antes del plazo estipulado, aumentando el interés a medida que avanza el plazo. Volviendo a La Caixa, inicia la remuneración a un tipo de interés nominal anual del 2,50% el primer año (más del 1% superior a la cotización actual del Euribor a un año), que irá incrementándose los años sucesivos hasta alcanzar un interés nominal anual del 3,60% el último año, pudiendo decidir tanto la forma de cobro de los intereses (mensual, trimestral, anual o al vencimiento) y con liquidez. 

Una clara apuesta por un tiempo futuro mejor para el ahorrador con mejores tipos que el 1,40% a un año que oferta ahora el interbancario.