El autónomo frente a su futura jubilación

El trabajador por cuenta propia o autónomo

Be your boss foto


El trabajador por cuenta propia o autónomo tiene una situación laboral más delicada que el trabajador por cuenta ajena, en determinados aspectos.


En cuanto a la relación empresarial con sus clientes, nos encontramos con los autónomos que prestan sus servicios para varias empresas o clientes y sus ingresos se reparten, y otros cuyos ingresos se concentran en uno o pocos pagadores. Si recibe más del 75% de sus ingresos del mismo cliente, se le puede considerar autónomo dependiente, con ciertas ventajas respecto al caso general, como el derecho a tener vacaciones (no remuneradas).

En cualquier caso, la estabilidad laboral de un autónomo se basa en su capacidad de trabajo, de generar ingresos y de conseguir clientes, ya que los derechos laborales dejan mucho que desear. En la parte positiva, está la flexibilidad en el reparto de su trabajo y las demás ventajas que tiene ser tu propio jefe.

Los autónomos, entre otras obligaciones de índole fiscal, han de pagar cada mes a la Seguridad Social, siendo obligatorio cotizar por el riesgo de incapacidad temporal y voluntario por contingencias profesionales (obligatorio solo para los autónomos económicamente dependientes) y cese de actividad.

Si la cobertura en tiempo de trabajo no es suficiente sin que el autónomo contrate determinados seguros privados, relacionados con la actividad (como los seguros de responsabilidad civil) o por la falta de ella (seguros relacionados con la paralización de la actividad, por ejemplo por incendio del local de trabajo), la prestación por jubilación puede ser más que insuficiente.

Como hay una mayoría de autónomos que cotizan por la base mínima, se paga al mes 264,44 euros (si no hay bonificaciones aplicables), que supone que se “gana” 884,40 euros mensuales de cómputo para la jubilación. Insuficiente a todas luces si se quiere mantener un cierto nivel de vida al jubilarse, ingresos futuros del autónomo jubilado que están claramente por debajo de la pensión media de jubilación, de 1.015,8 euros mensuales con datos de marzo de este año. Exactamente, con los datos que ofrece la Seguridad Social a 1 de marzo de 2015, hay 1.246.797 de autónomos jubilados cobrando prestación, frente a 3.873.524 del régimen general. Si miramos la pensión media de cada colectivo, resulta que los pensionistas del régimen general cobran 1.159,95 euros, mientras que los pensionistas autónomos solo 686,84 euros.

En otras palabras, un autónomo jubilado cobra 473 euros mensuales menos que un empleado, 5.676 euros menos al año con el que hacer frente a los años que ya no trabajé.

Una reducción de ingresos que se ha de compensar planificando el ahorro a largo plazo. Al menos, para intentar haber ahorrado estos 5.676 euros que ganaremos de menos.

Para plantearnos en qué productos ahorrar y la cantidad mensual necesaria que destinar a ello, nos deberíamos poner en contacto con asesores expertos, que analizaran nuestro caso concreto. Además de la opción de seguros de ahorro, hay que tener en cuenta los planes de pensiones y los fondos de inversión, planteando una estrategia dinámica a lo largo de nuestra vida. La costumbre de contratar un plan de pensiones y no cambiarlo hasta la jubilación es un disparate financiero que deberíamos evitar, con la ayuda de los expertos.

Para que nos hagamos una idea de la rentabilidad a largo plazo de los fondos y los planes de pensiones, sin tener en cuenta el importante efecto fiscal, podemos mirar los datos que nos proporciona periódicamente Inverco. A 20 años, la rentabilidad anualizada de los fondos de inversión, de algunas categorías que mencionaremos y con valores a 31 de enero de 2015, ha sido:

  • Fondos de renta variable nacional zona euro: 7,54%.

  • Fondos de renta fija euros a largo plazo: 3,87%.


Dos ejemplos de categorías para perfiles más y menos agresivo, que se corresponden también con edades más y menos tempranas. La media de rentabilidad del conjunto de fondos se sitúa, a 20 años, en el 3,09%.

En cuanto a los planes de pensión, a 20 años rentan anualmente (datos a 31 de diciembre de 2014):

  • Planes de renta variable: 7,03%.

  • Planes de renta fija a largo plazo: 3,77%.


Media de rentabilidad de los planes de pensiones a 20 años: 4,36%.

Si soy autónomo, ¿debo ahorrar para mi jubilación?

La respuesta es un rotundo . Ahora toca analizar con un asesor cómo y cuánto ahorrar cada año.

Sobre el autor del artículo.

Perito economista especializado en productos financieros y divulgador de economía en medios de comunicación. Profesor asociado de Economia Financiera en la UIB | Socio en Futur Finances | Futur Legal | Futur Hipotecas Autor del libro La Banca Culpable (Esfera de los Libros) y coautor del libro La Prevención del Soreendeudamiento Privado (Aranzadi)

Más artículos del autor.

Formas de evitar que las cuotas hipotecarias se disparen

Formas de evitar que las cuotas hipotecarias se dispare ...

Hipotecas y finanzas personales de la semana

Hipotecas y finanzas personales de la semana

Las cláusulas de suelo: ajustadas a derecho hasta que se diga lo contrario

Las cláusulas de suelo: ajustadas a derecho hasta que ...

BBVA lanza el premio Blue BBVA para el club de Primera con más canteranos

BBVA lanza el premio Blue BBVA para el club de Primera ...