¿Es necesaria la reforma de nuestro sistema de pensiones?

Jubilación

La mesa del Congreso con los votos favorables del PSOE, CIU, PNV y Coalición Canaria ha aprobado iniciar la Reforma del Pacto de Toledo, el hasta ahora último paso en las distintas oleadas de reformas anunciadas por el Gobierno, y sin duda el que más polémica está generando. Aunque la amenaza de huelga general parece lejana, los puntos que se van a aprobar con o sin acuerdo suponen un importante cambio respecto a la situación actual.

Estos cambios, tienen el objetivo de disminuir el gasto y se hacen por dos vías, por un lado alargando la edad de jubilaciónhasta los 67 años, es decir se aumentan los ingresos al cotizar más tiempo a la vez que se disminuye el pago total por ese tiempo de más en activo, y por otro lado alargar el plazo de cálculo de las pensiones, con lo cual, a pesar de coeficientes que actualicen el cálculo, se consigue que el importe sea menor.

Y es que más que el aumento de los pensionistas, lo que ha disparado más el gasto ha sido unas mejores pensiones, así mientras ha aumentado el número en un 14%, el coste total en la última década ya supera un incremento del 85%.

¿Significa que las pensiones sean altas? Esta es la principal crítica y la avalan también los números, la pensión media en España no llega a los 900 euros y está muy por debajo de la mayoría de los países de la Unión Europea. Esto hace que para muchos ya sea difícil llegar a final de mes, y la situación empeorará con la congelación de este año junto con unos precios que no frenan como lo demuestra la inflación de diciembre del 3%.

A favor está que esta situación es peor para los ya jubilados que para los nuevos, que tienen unas cotizaciones más elevadas y mejores pensiones, lo cual a su vez acelera el problema de financiación.

La crisis ha desvelado la debilidad del sistema, el crecimiento exponencial en prestaciones sólo puede cubrirse si el ritmo de crecimiento y de creación de empleo es constante, algo muy complicado teniendo en cuenta el carácter cíclico de cualquier economía.

Así, aunque no se puede luchar contra la pirámide poblacional, que en España como en muchos países desarrollados cada vez tiene las bases más estrechas y una esperanza de vida mucho mayor. Aumentar el periodo de cotización tiene un límite, más cuando por ejemplo la incorporación al mercado laboral es cada vez más tardía e incluso ya se habla de generaciones perdidas, como la que afecta y afectará a miles de jóvenes que se están encontrando las puertas del mercado laboral cerradas.

Por ello es necesario pensar en todas las vías alternativas para asegurar una pensión en el futuro, la principal que se cree empleo que es el que paga las pensiones presentes, el segundo estudiar todas las opciones de financiación como puede ser que las cuotas a pagar a la Seguridad Social tengan una cierta proporcionalidad como la renta, y así se pague algo más por los que más ganan.

Con la aprobación de estas medidas que empezará hoy no se cerrará el debate y las necesidades de reforma, no dejará de ser otro paso más para que nuestro sistema de pensiones sea viable.