¿Ha vuelto el tiempo de las hipotecas?


La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha cifrado el pasado viernes en  700.000 viviendas el stock de pisos sin vender que había en España a cierre de 2009, 87.000 más que en 2008. Para la Ministra se ha llegado a un punto máximo, que iniciará su descenso tanto por el lado de la oferta (se inician muchas menos y se acaban muchas de las iniciadas) como por la demanda ya que se comprarán más que en ejercicios anteriores.

El punto más importante es el primero con las implicaciones que conlleva. Está claro que este año, el último de la desgravación universal por compra de vivienda habitual el ritmo se acelerará respecto a los anteriores ¿Pero los siguientes? Para absorber este stock se necesitan que al menos 1.200.000 personas compren una vivienda (no hay que olvidar que gran parte de las transacciones las realizan dos personas)  y que no entren más en el mercado, y no entrar más significa un parón en el empleo del sector de la construcción, motor de trabajo en España, cuyo peso no puede cambiarse en el corto plazo.

A todo ello unimos otro hecho paralelo y con grandes implicaciones para la economía en general, como es el hecho de que cada vez más acuerdos entre empresas promotoras y constructoras para renegociar deuda a cambio de activos.

Resumiendo, el stock de pisos está en máximo y cada vez más las instituciones financieras tienen pisos ¿Solución? Por un lado creando empresas especializadas para la venta de inmuebles  dentro de los bancos y cajas pero sin financiación no vale para nada y por ello se necesita que el acceso a las hipotecas sea más fácil que hasta ahora.

¿Guerra de hipotecas? No, pero mayores ofertas algo más flexibles aunque con un mayor control del riesgo que hace años es el destino de muchas instituciones financieras que necesitan no sólo captar dinero a través de depósitos y cuentas, si no también “sacar” de sus balances miles de inmuebles.

Un ejemplo de esta mayor flexibilidad lo vemos en uno de los últimos lanzamientos,  en concreto de la hipoteca CERO55 de Banco Caixa Geral con un tipo de interés variable de Euribor más un diferencial del 0,55% (superior al que se ofertaba hace tres o cuatro años) pero a un plazo de amortización de hasta 45 años, un plazo largo que ya muchas entidades habían abandonado.

La clave por tanto para los que quieran dar el paso es estar muy atentos a las ofertas que pueden cada vez ser más y utilizar el comparador de iAhorro nos ahorrará mucho tiempo para obtener la información completa y precisa. La hipoteca en los últimos años no sólo es la TAE y la cuota, los aspectos más importantes, si no también analizar todas las clausulas desde amortizaciones parciales, totales, suelo, techo y lo que cada vez es más común, la vinculación con muchos más productos financieros de la entidad que vienen acompañados a estos productos.

Quedan meses para ver si el stock de viviendas desciende y si este descenso es sólo “temporal” pero lo que está claro es que sin una mayor flexibilidad de nuestras instituciones (aunque controlada) para poder acceder al crédito, las compras de activos inmobiliarios por parte de los bancos puede ser un problema creciente que tienen que abordar ya, en el corto plazo.

Sobre el autor del artículo.

Licenciado en LADE y Master en Direccion Financiera, es colaborador habitual de diversos medios económicos.

Más artículos del autor.

Bono bueno, Bono malo

Bono bueno, Bono malo

Planes de pensiones más líquidos

Planes de pensiones más líquidos

Las mejores cuentas nómina del mes de noviembre

Las mejores cuentas nómina del mes de noviembre

Claves para elegir el plan de pensiones más adecuado

Claves para elegir el plan de pensiones más adecuado