La Leyenda del 2011 y el Oso

2011 ha sido uno de los peores años de la historia de la inversión

[wpcol_1half id="" class="" style=""]


Por fin el 2011, un año que pasará a formar parte de los anales de la historia de los osos, tocó la última campanada.

Como he  dicho en un par de ocasiones, el 2011 ha sido uno de los peores años de la historia de la inversión en cualquier mercado y activo. Ha sido un año en el que no se ha podido ganar dinero ni en corto ni en largo ni en nada –la volatilidad  ha sido vertiginosa durante la mayoría del año. Los mercados de los Estados  Unidos terminaron en tablas, los países emergentes han visto bajas comparables o  mayores a las del 2008/2009, Europa también ha sostenido caídas históricas, y la  mayoría de los gurús han sufrido pérdidas vergonzosas para esta élite que no  está acostumbrada a perder.

Como dice mi amigo Bill Fleckenstein: "El 2011 ha  sido un año pobre (si no horrible) para la mayoría de los inversores en la  mayoría de los mercados."  La cita lo dice todo respecto a su  cartera. John Paulson, el gran ganador de la burbuja del  crédito de la inmobiliaria y del crédito, vio su fondo estrella reducido al 50%  y su segundo lucero con pérdidas que sobrepasaron el  40%.

George Soros que en la primavera del 2011 dio puertas a la gran  mayoría de sus activos de oro y derivados, alegando burbujas donde no existían - quizás porque en la burbuja del Internet que explotó en el año 2000 la avaricia le nubló el sentido común y se quedó merodeando ganancias más de la cuenta para  salir más despeluzado que un gato atascado en el agujero de un enchufe de alta  tensión -tuvo suerte que el mes de Agosto del mismo año le dio la oportunidad de  recuperar la mayoría de sus pérdidas. En cualquier caso, al ver que el oro  seguía subiendo, en el verano reinició posiciones que en el invierno le  regalaron disgustos. De momento no ha hecho público el desenlace que el año  protervo le ha proporcionado pero lo sabremos a principios de la  primavera.

El numero de pillados es interminable: David Einhorn, Bill Ackman,  Fred Hickey, Harris Kappy, Mohamed El-Erian, Bill Gross, Jim Rogers que se quedo corto en el Nasdaq y todavía lo está, Peter Schiffer, John Hathaway con pérdidas  de 15,25% etc., etc. Incluso el conglomerado de Warren Buffett sufrió pérdidas  superiores al 4%. No se trata de echarle tierra a nadie porque aún siendo los  nombrados la crema del dinero inteligente y los ases de la inversión mundial,  cualquiera, por muy perspicaz y gurú que sea, puede tener un mal año. Además, es  casi seguro que la mayoría de los mencionados mostrarán retornos excelentes a  finales del año actual.
[/wpcol_1half]

Pero sí sirve como ilustración de las dificultades que  el año de los dos unos ha facilitado. El oro, después de haber alcanzado alzas de hasta el 34% en septiembre, terminó el año devolviendo el 70% de tales para  quedarse con un modesto avance del 10% y dejar a los amantes del dorado  frustrados e insatisfechos y con un sabor de boca parecido al que deja una de  esas raras almendras con excesivo cianuro.

El cursado año ha visto: a Europa tiritar al borde del abismo,  maquinarias políticas rotas en Europa y obstruidas en los Estados Unidos donde  crearon incertidumbres y palinodia económica en el seno de las empresas, revoluciones en Oriente Medio, imprentas de dinero sin precedentes,  desconfianzas hacia gobiernos, banqueros, monedas y timbres de las tesorerias,  protestas anticapitalistas, operaciones twist, REPOs y LTROs, bancarrotas como  la de Dexia y MF Global que junto con el desbarajuste en Europa descoyuntaron  los mercados durante el segundo semestre, reglamentos y normativas innecesarias para salvar el pellejo de los caraduras, patrañas, mentiras, artimañas, gambetas  que representan cosas que no son para forjar realidades distintas, lideres  ultrajados y desterrados y destituidos por otros que correrán la misma suerte  que sus antecesores. En fin, como dicen los andaluces, una maravilla.

Entonces, este año despechado que provocó y  desafío a todos los narcisistas que analizamos y vislumbramos los futuros  financieros de incontables activos y mercados, este año que con media sonrisa  pícara mostraba imágenes falsas en los espejos de los estanques de la gran  mayoría de los narcisos citados, ¿nos ha dejado ganas para seguir haciendo  predicciones acerca del porvenir? Cada quien que hable por sí mismo, por mi  parte sí me ha dejado ganas de seguir guiando y aconsejando a todo aquel  que quiera ser aconsejado.

Después de todas las calamidades para tantos  (repartidas por el anterior año y arriba expuestas) -un poco por experiencia,  otro poco por astucia y lo que le resta por suerte -nuestra cartera modelo de Mercados y Burbujas, sin contar los dividendos que varias de las compañías de nuestra cartera pagan y que todavía no han sido computados, ha cerrado  uno de los peores años de la historia con plusvalías del 6,69%. Una vez computados los intereses, según mis cálculos preliminares  rebasaremos el 7%.

Mientras tanto estoy preparando un artículo que explicará lo que  preveo para el oro en el 2012. Aunque lo mío ha sido siempre y seguirá siendo  basado en análisis fundamentalista, esta vez estará basado en el análisis  técnico donde estoy viendo una formación en la gráfica que si se completara podríamos estar presenciando en tiempo real el nacimiento de una de las  mayores burbujas (si no la mayor) de la historia. Tanto si se completa la  formación que preveo como si no, la macro tendencia del dorado exige la  pertinente pregunta; ¿Tienes  Oro?

Escrito por Antolín Blanco, experto de iAhorro.com y editor de MercadosyBurbujas.com

¿En qué te puede ayudar iAhorro Hipotecas?

iAhorro es un comparador financiero donde puedes encontrar toda la información sobre las hipotecas del mercado. Te ayuda a comparar para hacer una buena elección y ahorrar dinero. iAhorro te acompaña en todo el proceso de contratación para que tomes las mejores decisiones financieras.

Inicia sesión o publica como anónimo


Contamos con más de 40 expertos independientes para responder gratis a tus preguntas (en menos de 24 horas).